Autor: Carmelo Marcén Albero
Categoría: Noticia
Información sobre 2016

Acostumbramos a echar la culpa del maldito cambio climático al CO2 y para limitarlo nos empeñamos en acciones y políticas continuadas, pero los científicos nos avisan de que no debemos olvidar que el metano amenaza con echar al traste buena parte de los esfuerzos. Aunque su proporción en el aire es mucho menor que el CO2, atrapa mucho más calor, y el incremento de su concentración es alarmante; los de Global Carbon Project han puesto el grito en el cielo. ¿De dónde sale semejante enemigo? Casi el 60% procede de actividades antrópicas, en particular la ganadería. Los pedos de las vacas, cabras y ovejas tienen parte de la culpa, también los cultivos como el arroz, que por cierto alimentan a mucha gente. Pero también salen de la incorrecta gestión de basuras y el excesivo empleo de combustibles fósiles, y eso se puede evitar con una buena gestión y con la masiva sustitución de las segundas por energías limpias, ¡Que hasta un grupo de millonarios está por la labor! Además, se sabe que el perverso metano dura unos diez años después de emitido con lo que si logramos eliminarlo de parte de nuestros procesos notaremos los beneficios casi de inmediato. ¿A qué esperamos?

Publicado el 22/12/2016 en Eco's de Celtiberia 

 

 

 

 

Zona de contagio

Impulsando la acción #PorElClima

logos impulsores

Top