Publicado por Grupo Cooperativo Cajamar el Jueves, 14 Noviembre 2019

Diseño de nuevas variedades de tomate y prácticas de gestión para mejorar el rendimiento y la calidad frente al cambio climático. El proyecto pretende fenotipar una amplia gama de recursos genéticos para identificar cultivares/genotipos que muestren un rendimiento estable y descubrir los genes que controlan la inducción floral, la fertilidad del polen y el cuajado de frutos, así como el problema de calidad de la fruta.

El Proyecto TomGEM es un proyecto europeo, dentro del programa Horizonte 2020. El consorcio de investigación del proyecto TomGEM está formado por dieciocho instituciones asociadas de Europa, Argentina y Taiwán. Dicho programa se inició el 1 de marzo de 2016 y finalizará el 29 de febrero de 2020.

El rendimiento productivo es un rasgo complejo que depende de la culminación exitosa de diferentes pasos en el desarrollo de los órganos reproductivos, incluyendo la diferenciación floral y fertilidad del polen en el cultivo del tomate. Por ello, el proyecto TomGEM utiliza enfoques transdisciplinarios para investigar el impacto de las altas temperaturas en estos procesos de desarrollo.

La principal fortaleza de TomGEM reside en la utilización de recursos genéticos inexplorados y únicos disponibles para los miembros del consorcio. Reúne a investigadores académicos, expertos y actores privados comprometidos a aplicar un enfoque multi-actor basado en la demanda de innovación. Asimismo, tanto los productores de tomates como los mejoradores genéticos están fuertemente implicados, comenzando por el diseño y terminando por la ejecución del proyecto, así como en la difusión de los resultados.

El proyecto TomGEM proporcionará nuevas metas y estrategias novedosas para fomentar la obtención de nuevos cultivares de tomate con un mejor rendimiento bajo condiciones de temperatura no óptimas. Además, el proyecto traducirá conocimientos científicos en estrategias prácticas para mejorar las interacciones entre el genotipo, el medio ambiente y las prácticas culturales, teniendo como finalidad el poder ofrecer soluciones integrales para el desafío del aumento de la productividad, así como de la calidad de los alimentos.

Destacar que durante los cuatro años que dura el proyecto se comprueba la evolución de unas 1.000 especies y variedades de tomate en condiciones de alta temperatura, modelizando la situación que el cambio climático puede provocar a nivel mundial en los próximos años ofreciendo resultados tangibles, así como nuevas herramientas biotecnológicas.

Es importante trabajar para facilitar la adaptación de las prácticas agronómicas al nuevo escenario global mediante la optimización de los procesos productivos y la minimización de la huella de carbono y del agua. La labor de innovación y transferencia agroalimentaria de los centros experimentales del Grupo Cooperativo Cajamar, se basan en el contacto permanente con todos los agentes de la cadena de valor fomentando la sostenibilidad económica, social y ambiental del sector.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias