Publicado por Sapiens Energía el Lunes, 19 Abril 2021
Las comunidades energéticas son uno de los actores clave en la transición ecológica. Este modelo de autoconsumo colectivo se basa en la colaboración entre agentes para producir y consumir energía renovable y de proximidad, más eficiente y sostenible.
Comunidades energéticas: ¿Qué son, quién puede promoverlas y cómo funcionan?

Corresponsabilidad y alianzas son conceptos clave sobre los que se asientan los grandes compromisos y guías de acción internacionales que buscan construir un mundo más sostenible y justo para todos, entre ellas, la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. Y lo son en uno de los pilares clave para sostenerlo: la transición energética hacia un sistema más accesible para los usuarios, eficiente y respetuoso con el medio ambiente. Las metas son ambiciosas y, si en algo coinciden expertos, científicos y gobiernos, es en que será imposible conseguirlas sin la implicación de todos los actores, empezando desde la base social, el ciudadano.

Una de las fórmulas para conseguirlo son las comunidades locales de energías renovables, un modelo innovador desde el punto de vista social, medioambiental y económico.

Así lo ha entendido la Generalitat Valenciana, que ha aprobado el Plan de Fomento de las Comunidades Energéticas Locales (CEL), cuyo principal objetivo es que, en 2030, todos los municipios del territorio valenciano dispongan de al menos una CEL. Actualmente, la región cuenta con ocho comunidades energéticas en diferentes fases de desarrollo -un tercio de las que existen en toda España-, en siete de las cuales participa Sapiens Energía -en cinco, como promotor, y en dos, con diferentes formas de colaboración-.

El nuevo Plan, elaborado por la Conselleria de Economía -a través del Instituto Valenciano de Competitividad Empresial, Ivace-, contempla diferentes acciones de impulso, desde las orientadas a la divulgación, formación y capacitación en este modelo, apoyo en la tramitación y desarrollo técnico-administrativo, la puesta en marcha de una plataforma donde queden registradas todas las superficies públicas y privadas utilizables, la creación de un sello de verificación de CEL, así como líneas de ayudas y subvenciones a fondo perdido -que permiten cubrir hasta el 65% del coste de la instalación fotovoltaica de autoconsumo colectivo- y bonificaciones fiscales, entre otras.

Actuaciones que se complementarán con las articuladas desde otras consellerias (fundamentalmente, las de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica y la de Vivienda y Arquitectura Bioclimática), las tres Diputaciones provinciales, el Gobierno central y la Unión Europea -entre ellas, los fondos Next Generation-.

En este contexto, explicamos en nuestro blog, de forma resumida, qué es una comunidad energética, qué requisitos debe cumplir, quién puede promoverla, cómo funciona y cómo se gestiona.

Puedes leer el artículo completo pinchando aquí.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias