Acciones #PorElClima

Acción clasificada en: Acciones A Personas A Energía

Las placas solares térmicas calientan tu hogar (ACS y calefacción). Sin emisiones y menos costes.

La energía solar térmica tiene una gran variedad de aplicaciones pero, quizás, una de las más extendidas sea la de cubrir las necesidades de calor del hogar (sistemas de calefacción y la producción de agua caliente sanitaria).

El agua caliente sanitaria es el segundo consumidor de energía de los hogares y la energía solar térmica ofrece una solución con emisiones cero, que reduce el consumo energético y los costes asociados.

La tecnología permite optimizar los niveles de temperatura que se precisan alcanzar, que coinciden con los más adecuados para el buen funcionamiento de los sistemas solares térmicos estándar que se comercializan en el mercado. Con estos sistemas podemos cubrir el 100% de la demanda de agua caliente durante el verano y del 50% al 80% a lo largo del año.

En el caso de la calefacción, esta tecnología permite alcanzar ahorros de energía de más del 25%. Los sistemas solares térmicos compatibilizan la producción de agua caliente sanitaria y su uso para la calefacción existiendo elementos de control que dan paso a la calefacción una vez que se han cubierto las necesidades de agua caliente, o bien aprovechando el calor del fluido que circula en el captador para calentar el espacio cuando la calefacción funciona a temperaturas menos elevadas.