!Suma acciones y añadelas a tu perfil!

El óxido nitroso (N2O) generado por los fertilizantes con base nitrogenada tiene un potencial de efecto invernadero superior en unas 300 veces al CO2. La aplicación de los fertilizantes de forma correcta, en la cantidad, época y localización adecuada puede reducir las emisiones generadas por la agricultura (alrededor del 14% de las emisiones globales).