Acciones #PorElClima

Acción clasificada en: Acciones A Personas A Agua

Reutilizando el agua de lluvia para determinados usos, se pueden generar importantes ahorros en el consumo diario de hasta un 50%, alrededor de 68 litros por persona.

La reutilización de las aguas pluviales, es decir, el agua recogida en los tejados y en las cubiertas de las edificaciones, puede permitir un ahorro de hasta un 50% en el uso de detergentes y jabones en las tareas de limpieza doméstica y terciaria debido a sus especiales propiedades físico-químicas. A la par que también se puede reducir hasta un 40%-50% en el consumo de agua.

Las instalaciones para el aprovechamiento de aguas pluviales están formadas por una o varias cisternas en superficie o enterradas, donde se vierten las aguas pluviales recogidas de cubiertas y tejados y desde donde se impulsan posteriormente a los puntos de consumo autorizados mediante una red de canalización independiente.

Las aguas pluviales se emplean principalmente en la recarga de las cisternas de los inodoros, en el riego de zonas ajardinadas, en el lavado de suelos en el interior y/o exterior de edificaciones y en el lavado de vehículos.


Dos documentos para pasar de la teoría a la práctica: 

En ella se muestra la clara relación entre consumo de agua con el consumo de energía y se ofrecen alternativas para el ahorro, desde la reutilización de aguas grises hasta sistemas de aprovechamiento de aguas de lluvia. También se explican otras alternativas más sencillas como puede ser la detección de pérdidas en la red de saneamiento para su corrección y reparación. En definitiva es una guía que aglutina los principales métodos para poder ahorrar tanto agua como energía en nuestros edificios. 

Esta Guía técnica se lanzó con el fin de dar a conocer las soluciones y tecnologías más adecuadas en la gestión de las aguas pluviales y las buenas prácticas. Así mismo, en el documento se facilita información técnica sobre la gestión y la reutilización de aguas pluviales procedentes de cubiertas y terrazas.