!Suma acciones y añadelas a tu perfil!

Al reducir la huella de carbono de la entidad, de los productos o de los eventos se reduce el impacto en el clima de la actividad. También se reducen los costes asociados al consumo de materias primas, de energía o de productos y, además, se genera un valor añadido para la marca en una sociedad cada vez más exigente en la acción frente al cambio climático.