!Suma acciones y añadelas a tu perfil!

Según el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) y la Dirección General de Protección Civil y Emergencias (DGPCyE) cada año se producen en España una media de 10 episodios graves de inundación. La adaptación al riesgo de inundación consiste en la aplicación de medidas de prevención, protección, preparación y recuperación que permitan construir una sociedad resiliente. Una medida de adaptación a las consecuencias sobrevenidas de los fenómenos meteorológicos extremos es la protección de edificios existentes en zonas inundables. Para edificios de nueva construcción es necesario contar con materiales resistentes a estos desastres naturales, teniéndolos en cuenta y haciendo estudios de viabilidad con esta variable.