Acciones #PorElClima

En el control del microclima urbano, las zonas verdes están adquiriendo una importancia fundamental, incluso las más pequeñas (un simple árbol de alineación y su alcorque). Ante las previsibles consecuencias del cambio climático, es necesario planificar cómo adaptar los jardines y zonas verdes públicas y privadas a estos cambios climatológicos futuros. Para ello es conveniente elegir plantas que se puedan adaptar a los cambios de patrón de cada zona geográfica y acomodar el paisajismo teniendo en cuenta esta adaptación.  

Por otro lado la adaptación de los sistemas alimentarios al cambio climático es esencial para fomentar la seguridad alimentaria, la mitigación de la pobreza y la gestión sostenible y conservación de los recursos naturales. La evaluación de los impactos del cambio climático y la planificación de la adaptación al mismo deben considerar las vulnerabilidades, los riesgos, las dotaciones de recursos naturales y los contextos socioeconómicos específicos de cada zona.