Acciones #PorElClima

La inversión puede promover empresas y proyectos bajos en carbono (energías renovables o eficiencia energética) que promuevan una economía respetuosa con el clima.

Según un informe global de PwC estamos descarbonizando la economía a un ritmo del 0,6% anual, cuando lo ideal sería hacerlo a un ritmo del 6%. Debemos multiplicar nuestros esfuerzos por 10.

La inversión mundial debería dedicarse a la financiación de las líneas de acción necesarias para combatir el cambio climático: eficiencia energética, energías renovables, transporte público sostenible, arquitectura bioclimática? La Agencia Internacional de la Energía señala que tenemos que incrementar ocho veces las inversiones en eficiencia energética para 2040.

Existen ejemplos de los cambios que se están generando a nivel mundial en los modelos financieros y de inversión. Por ejemplo, la diócesis de Westminster y otras muchas organizaciones religiosas agrupadas en el Church Investors Group, con una suma de activos de 15.000 millones de libras y fondos de pensiones de administraciones locales con un monto de 150.000 millones de libras, promovieron en 2015 una resolución en la Junta general de accionistas de BP para que esta enorme compañía se comprometa frente al cambio climático. Otro caso es el del estado de Massachusetts (EE UU), que lanzó en septiembre de 2014 su segunda convocatoria para suscribir bonos climáticos por un monto de 350 millones de dólares. Los proyectos que quería financiar estaban relacionados con la energía eólica y la rehabilitación de edificios con propósitos ambientales. Pues bien: la demanda de estos bonos multiplicó por tres la oferta.

El monto de las emisiones de bonos verdes en 2014 fue tres veces superior al del ejercicio anterior. El Fondo de Pensiones de la Ciudad de Londres, el sistema de pensiones de los profesores de California y otras 43 entidades publican sus inversiones en el Low Carbon Investment Registry, una base de datos pública online que relata los inversores, los montos y el sector dentro de las inversiones de una economía baja en carbono. Esta base de datos recoge datos de 45 inversores de 12 países, cuyas inversiones suman 31 billones de dólares. Es una línea de acción dirigida a reasignar las inversiones pasando de las altamente intensivas en carbono a las que necesitaría una economía amiga del clima.

Ten en cuenta que puedes, y debes, preguntarte qué se hace con tu dinero, qué acciones se financian y cómo de transparentes son las entidades financieras en su gestión. Actúa en consecuencia con tus principios e infórmate en tu ciudad de las diferentes experiencias de ahorro, financiación social, inversiones verdes y banca ética. Pregunta en tu entidad financiera sobre los criterios de inversión. Haz que tu dinero actúe para frenar el cambio climático. Para alcanzar los objetivos de seguridad energética y de lucha con el cambio climático se hace necesario un incremento sustancial de los recursos económicos destinados a la I+D+i en tecnologías bajas en carbono. Actualmente el sector privado lleva a cabo alrededor del 56% de la I+D+i a nivel global y se estima que el 60% de la inversión en este ámbito proviene de manos privadas.

Más información: