Acciones #PorElClima de consumo e inversión para empresas
ACCIONES #PORELCLIMA

La reducción de materiales en la producción es una estrategia atractiva para reducir los costes pero también para reducir las emisiones de CO2 asociadas a la extracción, producción, logística de las materias primas y la gestión de los residuos. Desde la elaboración del producto, su embalaje, el transporte hasta el lugar de venta y el proceso necesario para su eliminación cuando lo desechamos, todo tiene un impacto en forma de emisiones de CO2 . Una decisión de compra meditada e inteligente es la clave para reducir su impacto.

ACCIONES PENSADAS PARA TI
  • Consumir productos y materias primas procedentes de materiales reciclados

    El consumo de productos realizados con materiales reciclados tiene un menor impacto en el medio ambiente durante todo su ciclo de vida. Estos productos cumplen la misma o mejor función que un producto no reciclado y alcanzan las mismas o mejores cuotas de calidad y de satisfacción para el usuario. Generan menos emisiones de CO2 porque la mayoría de productos y materias primas procedentes de materiales reciclados necesitan en su obtención menos energía que los procedentes del medio natural.

  • Trabajar con proveedores locales

    El impacto para el clima de la producción local es, como mínimo, 5 veces menor que la producción deslocalizada. Además de reducir la huella de carbono de los productos, favoreces la economía local (hipótesis basada en datos de alimentos. TCO2/año actualización alimentos kilométricos. Dato INE empresas alimentarias).

  • Invertir en valores de compañías con políticas de reducción de emisiones de CO2

    La modificación de la matriz energética y del modelo económico mundial basado en la inversión en energías fósiles son herramientas fundamentales para luchar contra el cambio climático. Destinando más de la mitad de la inversión verde a mejorar la eficiencia energética en todos los sectores y a expandir las energías renovables, incluidos los biocombustibles de segunda generación, el consumo energético mundial se reduciría en alrededor de 40% antes de 2030.

  • Seleccionar sistemas de refrigeración/ climatización libres de gases fluorados

    Los gases fluorados son generadores del calentamiento global en hasta 23.000 la cantidad equivalente de CO2. Ten en cuenta los diferentes tipos de refrigeración y las emisiones generadas en función de tus necesidades.

  • Crear productos financieros para fomentar tecnologías bajas en emisiones de CO2

    La economía verde presenta en España importantes perspectivas de crecimiento a corto, medio y largo plazo. Según datos de la Organización Internacional del Trabajo podrá generar hasta 60 millones de empleos adicionales en el mundo en las próximas dos décadas. Desde la inversión se pueden promover empresas y proyectos bajos en carbono (proyectos de energías renovables o eficiencia energética por ejemplo) lo que permite promover una economía respetuosa con el clima.

  • Establecer sistemas de ecodiseño para minimizar el uso de recursos y optimizar el reciclaje

    La implementación del ecodiseño a los productos y los servicios va a permitir reducir desde su concepción el consumo de recursos y, por tanto, las emisiones asociadas a los mismos. También permiten reducir las emisiones de los productos en su fase de uso.

  • Minimizar el uso de materias primas y productos

    La reducción de materiales en la producción es una estrategia atractiva para reducir los costes pero también para reducir las emisiones de CO2 asociadas a la extracción, producción y logística de las materias primas o los productos que no se utilizan.

  • Optimizar el uso de papel

    Con 170 kilos de consumo anual por habitante, España ocupa el puesto 24 en el ranking mundial, lejos de los más de 300 kilos de papel y cartón que consume al año una persona belga, una luxemburguesa o una estadounidense.

  • Solicitar a los proveedores la huella de carbono de sus productos

    El cálculo de la huella de carbono es el primer paso para conocer el impacto de la actividad y reducir las emisiones de CO2. Solicitar a los proveedores su inventario de emisiones permite elegir entre ellos para reducir tu propia huella y transmitir la importancia de hacer frente al cambio climático a tu cadena de valor.

  • Incluir criterios como la huella de carbono o la reducción de emisiones en los pliegos de contratación y en los sistemas de compra

    Se puede extender la responsabilidad frente al cambio climático exigiendo a terceros en los procesos de contratación o compra determinados requerimientos vinculados a la reducción de emisiones de CO2.

  • Implementar sistemas de entradas o billetes electrónicos

    Los sistemas electrónicos reducen las emisiones de CO2 al no tener que realizar la impresión de los billetes, entradas y demás justificantes. Aunque parezca mínimo el impacto de una impresión, si tenemos en cuenta que en 2014 se realizaron una media de doce millones de viajes diarios, el volumen de las mismas es muy considerable.

  • Optimizar el uso de fertilizantes químicos (con base nitrogenada)

    El óxido nitroso (N2O) generado por los fertilizantes con base nitrogenada tiene un potencial de efecto invernadero superior en unas 300 veces al CO2. La aplicación de los fertilizantes de forma correcta, en la cantidad, época y localización adecuada puede reducir las emisiones generadas por la agricultura (alrededor del 14% de las emisiones globales).

  • Reducir y optimizar el empaquetado de los productos

    La optimización del empaquetado de los productos, además de dar respuesta a las demandas de los consumidores que cada vez más buscan productos sostenibles permite, a través del ecodiseño, reducir costes de almacenaje, de transporte y de uso de energía y de materias primas. Y esto genera una reducción de emisiones de CO2.

  • Seleccionar criterios de construcción eficiente y bioclimáticos a la hora de diseñar nuevas infraestructuras

    El diseño de las infraestructuras puede generar una reducción considerable del consumo energético de la instalación y, por tanto, reducir las emisiones de CO2. Para ello es necesario implementar determinados elementos arquitectónicos para aprovechar el calor del sol y la ventilación natural, definir la mejor orientación o utilizar materiales de construcción adecuados.

Únete a la Comunidad #PorElClima

con tus redes sociales

   

o rellenando el siguiente formulario:

He leído y acepto los términos legales.
Top