Acciones #PorElClima de movilidad para empresas
ACCIONES #PORELCLIMA

Las emisiones de CO2 derivadas del uso de sistemas de transporte por carretera suponen un 48% del total de las emisiones causadas por el consumo de energía. Cambiar nuestro modo de desplazarnos estableciendo rutas optimizadas para recibir suministros o servir los productos generados, implantar sistemas colectivos de transporte, promover modelos de coche compartido o elegir vehículos que emiten menos CO2  en los desplazamientos interurbanos ayudan a reducir las emisiones. Y recuerda que en la mayoría de los desplazamientos urbanos puedes utilizar el transporte público, la bicicleta o ir a pie.

ACCIONES PENSADAS PARA TI
  • Impartir cursos de conducción eficiente para los diferentes colectivos (empleados, alumnos, etc)

    La conducción eficiente permite generar un ahorro medio de carburante y una reducción de emisiones de CO2 del 15%.

  • Implantar sistemas de videoconferencia o reuniones online

    La implantación de sistemas de comunicación permite reducir las emisiones de CO2 generadas por los desplazamientos y se consigue máxima eficiencia en la comunicación y un ahorro sustancial de costes y tiempo.

  • Optimizar rutas de transporte para pasajeros, empleados y usuarios

    Optimizando las rutas de transporte se reducen los consumos de carburante y, por lo tanto, se reduce la generación de las emisiones de CO2 sin ninguna inversión inicial.

  • Promover el uso del transporte público en los viajes del personal laboral

    El coche privado representa el 16% del total de las emisiones de CO2 generadas en España. Esta cifra se puede reducir significativamente con el uso de transporte público, que es mucho más eficiente que el vehículo privado.

  • Promover e incentivar el uso de la bicicleta para los desplazamientos de los diferentes colectivos (empleados, clientes, visitantes, alumnos, espectadores, etc.)

    El 50% de los viajes en coche en la ciudad son inferiores a 3 kilómetros lo que supone un tiempo de unos 10 min en bicicleta. Además de incentivar el uso de los servicios de bicicleta compartida que ya operan en muchas ciudades españolas se pueden generar políticas que promuevan el uso de la bicicleta para movernos por la ciudad cómodamente con cero emisiones de CO2.

  • Implementar las infraestructuras para el uso del vehículo de gas natural (GNC o GNL)

    Para consolidar el uso de vehículos de flota con motores de gas natural es necesario implementar las infraestructuras de carga de las unidades de transporte teniendo en cuenta el tipo de servicios y la consolidación de una red necesaria para el modelo de usuarios.

  • Fomentar y favorecer el desplazamiento a pie de los diferentes colectivos (empleados, clientes, visitantes, alumnos, espectadores, etc.)

    España es el país de la UE que más utiliza el vehículo privado para trayectos menores a los 3 km. Muchos de estos desplazamientos se pueden realizar a pie invirtiendo una media de 30 minutos y evitando las emisiones de CO2.

  • Promover el uso del tren frente al avión en los desplazamientos que sea posible

    Más del 12% de los desplazamientos internos que se realizan en España es como consecuencia de cuestiones laborales o de negocios. Teniendo en cuenta los trayectos habituales, la mayoría de los desplazamientos pueden realizarse en tren, reduciendo de manera considerable los consumos energéticos y las emisiones de CO2.

  • Elegir vehículos de flota que emitan menos CO2 por km

    Ante la variedad de vehículos y características se debe tener en cuenta que las emisiones de CO2 se producen por la quema de combustibles fósiles y a mayor potencia y mayor peso, mayor consumo de combustible y mayores emisiones. Existen a disposición de las empresas y entidades públicas convenios donde adquirir flotas de vehículos más eficientes que reducen las emisiones.

  • Elegir vehículos de flota con motores híbridos

    Utilizar vehículos híbridos que funcionen con dos motores, uno de combustión y otro eléctrico, reduce de forma considerable el consumo de combustible y, por lo tanto, las emisiones de CO2.

  • Establecer sistemas de carsharing para el transporte de los diferentes colectivos de usuarios (personal laboral, alumnado, clientes, etc.).

    Los sistemas de coche compartido son una buena solución para reducir las emisiones de CO2 generadas por los vehículos privados. Se pueden impulsar en el municipio estos sistemas estableciendo rutas para ir a los centros de trabajo, la universidad, etc.

  • Elegir vehículos de flota con motores eléctricos

    Utilizar vehículos que funcionan con motores eléctricos mejora la eficiencia energética de los desplazamientos y, por lo tanto, permite reducir las emisiones de CO2. Además, genera otras ventajas estratégicas de índole tecnológica, económicas, de imagen corporativa e innovadoras.

  • Alquilar vehículos con menos emisiones de CO2 por km

    Cuando se requiere el alquiler de vehículos para la realización de desplazamientos por motivos laborales se pueden desarrollar políticas de empresa que introduzcan criterios como, por ejemplo, la necesidad de contar con certificado energético y niveles de emisiones de CO2 en el menor rango posible para los vehículos alquilados.

  • Optimizar los sistemas de logística

    Con tecnologías GPS que incluyen aplicaciones informáticas se pueden calcular modelos matemáticos de optimización de rutas que tienen en cuenta una serie de restricciones intrínsecas al proceso logístico como la disponibilidad de la flota.

  • Realizar una encuesta de movilidad para conocer las necesidad de transporte

    Las encuestas al personal laboral sobre los sistemas de transporte para llegar al puesto de trabajo son la herramienta fundamental para analizar las necesidades y dificultades de movilidad, pues permiten conocer la realidad de los procesos y las emisiones de CO2 y actuar para diseñar medidas eficientes que reduzcan las emisiones.

  • Implementar un plan de movilidad sostenible de la entidad

    La implementación de un plan de movilidad sostenible de la entidad permite actuar de manera integral en los sistemas de transporte del personal laboral para mejorar la movilidad. Esto se traduce en la eficiencia de los procesos, en la mejora de las condiciones laborales y en la reducción de las emisiones de CO2 asociadas.

  • Implementar incentivos para incrementar el uso de la bicicleta como medio de transporte

    Para fomentar el uso de la bicicleta en los desplazamientos se requiere la incrementación de los carriles bici y las infraestructuras necesarias para el uso del vehículo en condiciones de seguridad como señalización, semáforos o aparcamientos. También se pueden desarrollar otras herramientas como incentivos económicos por el uso de la bici (implementados, por ejemplo, en Francia).

  • Fomentar el transporte público colectivo con menores emisiones de CO2 por km y pasajero

    La utilización de tecnologías más eficientes en el consumo energético permite reducir las emisiones de CO2 por kilómetro recorrido y usuario. Por ejemplo, un autobús urbano híbrido genera una reducción de emisiones de 20.579 kg de CO2 al año respecto a un autobús diesel estándar.

Únete a la Comunidad #PorElClima

con tus redes sociales

   

o rellenando el siguiente formulario:

He leído y acepto los términos legales.
Top