Historia #PorElClima

Compartir
Publicado por ASHES TO LIFE el Lunes, 06 Mayo 2019
Historia clasificada en: Historias
Los árboles del bosque están conectados entre sí a través de una red subterránea de micorrizas mediante la que no sólo comparten recursos e información, también se ayudan.
LOS ÁRBOLES DEL BOSQUE HABLAN ENTRE SI

Como adelantábamos en el artículo Inteligencia emocional compartida entre personas y bosques los árboles son seres vivos que respiran, deciden, sienten, se protegen y se comunican entre sí.  Suzanne Simard , Investigadora, Doctora y Profesora de Ecología Forestal en la Universidad de Columbia Británica en Canadá junto a su equipo de trabajo descubrieron que los árboles y las plantas se comunican e interactúan entre sí mediante una red subterránea de hongos que conectan a todos los individuos de un ecosistema. A través de esta simbiosis, las plantas pueden contribuir al desarrollo y crecimiento mutuo y ayudar a los diferentes ejemplares del bosque, así que no sólo se comunican, sino que se ayudan.

El descubrimiento indica que todos los árboles de un bosque, sean de la misma o de distinta especie, están conectados entre sí a través de una red subterránea de micorrizas (mico= hongo, riza= raíz) -hongos que se conectan entre ellos y con las raíces de los árboles-. A través de ella se traspasan recursos vitales como carbono, agua, nitrógeno y fósforo, pero también comparten información más compleja y establecen distintos tipos de relaciones que les permite alertarse ante posibles peligros e incluso ayudarse entre sí cuando alguno está en condiciones menos favorables.

Las micorrizas son conocidas desde hace décadas, pero hasta hace relativamente poco no se comenzó a comprender la complejidad, importancia y el papel que desempeña la red de micorrizas en los ecosistemas forestales. Es importante destacar que se puede hablar de red cuando un hongo se conecta a las raíces de dos o más plantas, formándose así un puente de comunicación entre ellos. Esta conexión permite que, a través de esos conductos subterráneos, se traspasen de planta a planta señales y nutrientes.

La Doctora Suzanne Simard sostiene que un bosque tiene más resiliencia al funcionar como una comunidad, existiendo sinergias entre sus interaccionesUn bosque con conexiones entrelazadas por el suelo, tiene la capacidad de colaborar y de ser más fuerte

Los resultados de la investigación reflejan que los bosques son mucho más de lo que vemos en la superficie. A través de su red interna, los árboles hablan entre sí, extendiendo su información entre individuos cercanos y ejemplares que se encuentran a grandes distancias. Esta habilidad les permite cuidarse y ayudarse, formando una comunidad jerárquica en la que cada individuo tiene un papel importante. 

Simard remarca que estas redes de árboles, al contar con múltiples conexiones, son robustas y muy resilientes al daño. Pero advierte que, a la vez, pueden ser altamente vulnerables si se eliminan los árboles madre. "Si perdemos estos árboles más viejos (por una sequía, lo ataca un escarabajo o los cortamos para hacer casas), toda la red puede colapsar, porque son los nodos centrales del sistema", señala. Por eso, enfatiza en la importancia de protegerlos. Un aspecto llamativo que detectaron durante las investigaciones es que cuando un árbol madre va a morir acelera la transferencia de carbono a sus árboles más pequeños y a otros árboles vecinos, dirigiendo esa energía a ciertos individuos dentro de su comunidad. "Yo interpreto que hay una inteligencia, una sabiduría, una protección que se trasmite de una generación a la otra. Estas plantas están conectadas en el tiempo y en el espacio, y a través de las generaciones", expone Suzanne.

Ésta inteligencia y sabiduría acumulada de la naturaleza a la que se refiere la Doctora, como indicábamos en el artículo La Naturaleza: Fuente de inspiración  nos lleva una ventaja de casi 4.000 millones de años de experiencia. ¿Cómo es posible que, como "especie inteligente", no nos detengamos a escucharla? Somos nosotros, los humanos, quienes debemos tomar conciencia y comenzar a entablar conversaciones de tú a tú con la naturaleza. Sólo así, aprendiendo de ella y entendiendo cuales son sus ritmos y necesidades, lograremos estar más cerca de la naturaleza y por ende, de un futuro sostenible.

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

Si te ha   esta acción, crees que los pequeñas gestos son claves en la lucha frente al cambio climático y no te quieres perder nada de lo que pase en la Comunidad #PorElClima:

Únete a la Comunidad #PorElClima