Publicado por Carlos Aragón Rubio el Miércoles, 23 Mayo 2018
Tanto en casa como en la nave donde envasamos los productos ecológico, encalaremos los techos para disminuir la temperatura interna y no usar aparatos eléctricos para bajar la temperatura durante el verano. Cal producida en la calera nuestro pueblo.

Los techos encalados reflejan la radiación solar. El tener los techos encalados (o pintados de blanco) según estudios, puede reducir un 30% o más el consumo de electricidad usada para enfriar el ambiente interior de las viviendas, además de mejorar o disminuir lo que llamada "isla de calor".

La mayoría de las casas tiene los techos con tejas marrones, tirando a oscuro, con lo que absorben aproximamente el 80% de la radiación solar. Los techos blancos sin embargo no absorven tanta radiaccón solar, en consecuencia disminuyen de la incidencia de la luz solar. Según estudios cada 100 m2 de techos blancos, compensarían 10 toneladas de emisiones de CO2.

Así que retomamos lo que ha venido siendo una tradición en Andalucia, que es encalar las casa, y nosotras, como ya tenemos la casa pintada de blanco, vamos a encalar el techo y las paredes y techo de la neve donde trabajamos.

Esperamos aportar nuetro granito de arena para enfriar la casa, lugar de trabajo y el planeta.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias