Publicado por Carol el Miércoles, 24 Julio 2019
El plástico inunda nuestras vidas. Envoltorios de productos y alimentos como las frutas y verduras, ya cortadas o en piezas enteras, legumbres, pasta, cepillos de dientes, peines, bolígrafos... El consumo de plásticos es desmesurado
Trucos para vivir sin plástico. DILE NO AL PLÁSTICO

La producción global de plásticos se ha disparado en los últimos 50 años, y en especial en las últimas décadas. De hecho, en los últimos diez años hemos producido más plástico que en toda la historia de la humanidad.

La mayor parte de los plásticos se emplean en la fabricación de envases, es decir, en productos de un solo uso. En concreto en Europa la demanda de plásticos para envases fue del 39.9% en 2016. En un futuro no muy lejano y "si no hacemos nada al respecto" serán los objetos de plástico los que encontremos con más frecuencia en el medio ambiente, dañando los ecosistemas marinos.

El maldito plástico.

- El plástico es un derivado del petróleo siendo un recurso natural finito y contaminante.
- La mayoría de los plásticos no son reciclables en su totalidad.
- Como no se pueden destruir, son un gran problema. Hoy en día, hay toneladas de plástico en los océanos.
- En su fabricación se usan materiales contaminantes que perjudican el medio ambiente y potencian el efecto invernadero.
- Su alta toxicidad puede afectar a la salud.

¿Qué puedes hacer para reducir el consumo de plástico?

Reemplaza las fiambreras de plástico por las de cristal o acero inoxidable. Si aún tienes en casa fiambreras de plástico ¡no las tires! sigue utilizándolas para guardar alimentos en el congelador o en la nevera, así evitarás el uso del film. Eso sí, no los utilices para calentar la comida, muchos de estos plásticos contienen Bisfenol-A un compuesto tóxico.

  • Echa la basura directamente al contenedor de basuras, no tires las bolsas en lo posible.
  • Usa un vaso o taza portátil cuando vayas por un café. En la mayoría de los lugares pueden servirte ahí, son térmicos y evitas el uso de las tazas desechables.
  • ¡Di no al film! Como alternativas utiliza un plato para cubrir los alimentos o frascos de cristal para guardar la comida.
  • Reemplaza las bayetas de cocina tradicionales por trapos de algodón o fibras vegetales absorbentes. Ya que muchas bayetas están hechas de poliéster (plástico).
  • Utiliza utensilios de cocina de madera, bambú o acero inoxidable.
  • Sustituye las escobas y cepillos (cuando se estropeen) por unos de madera con fibras vegetales.
  • Las pinzas de la ropa, mucho mejor si son de madera.
  • Destierra las botellas de plástico, cámbialas por una de cristal o acero.
  • Utiliza un cepillo de dientes de bambú o madera con cerdas vegetales.
  • Utiliza una maquinilla de afeitar de toda la vida, deja a un lado las desechables.
  • Sustituye los peines y cepillos de plástico por uno de madera y cerdas vegetales.
  • Reemplaza el champú liquido por uno sólido, ahorrarás dinero y envases.
  • Haz tu propio jabón para la lavadora y para lavar los platos. Eliminarás un montón de envases de plástico.
  • Lleva siempre contigo una bolsa de tela, di no a las bolsas de un solo uso y reduce el uso de bolsas cuando vayas de compras, de ser posible no aceptes que te den más de éstas.
  • Mejor sin pajitas, no son necesarias.
  • Compra bebidas envasadas en cristal o ¡haz tus propios zumos en casa!
  • Elige productos con el menor número de envasado posible y si puedes ¡compra a granel!
  • ¡Di no a las cápsulas de café!

Este material tan común y demandado nos ha ayudado desde el mismo instante en que se inventó, pero desde que es de uso masivo se ha convertido en motivo de seria preocupación medio ambiental por las cantidades que usamos, por la persistencia en el tiempo, y los daños sobre el ambiente, la flora y la fauna, principalmente.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias