Publicado por Carol el Sábado, 27 Julio 2019
Muchos países y ciudades del mundo actual tienen peligrosos picos de polución atmósferica que intentan paliar a través de medidas y programas innovadores para frenar o reducir la contaminación. Cero emisiones de gases.
Medidas tomadas por países que quieren alcanzar las emisiones cero

La polución atmosférica no es, ni mucho menos, un problema residual, sino una cuestión grave que atañe a todo el planeta y que requiere el apoyo institucional y la participación activa de los gobiernos para incentivar propuestas y protocolos que reduzcan las emisiones contaminantes.

A continuación hablo de diferentes acciones que están tomando diferentes ciudades del mundo para combatir las emisiones provocadas por el tráfico.

Ejemplos de ciudades que combaten la contaminación:

Tokio controla la polución a tiempo real: La superpoblación y los altos índices de contaminación de esta urbe han provocado que la ciudad tenga múltiples índices para medir la población, los cuales pueden consultarse online en tiempo real. Ahora, también se realizan controles en las calles, multas y listados de infractores, así como controles de vehículos pesados, para frenar el aumento del dióxido en el aire. También se ha mejorado la conciencia social de este problema.

China cuenta con drones para combatir la contaminación: Tratándose de una de las regiones más contaminadas del planeta, China tiene que pisar el acelerador para comprometerse con la sostenibilidad e impulsar protocolos más saludables. Uno de sus proyectos consiste en la puesta en marcha de drones ?made in Spain? con parapentes para intentar mejorar la contaminación del aire. Estos se encargarían de recoger la contaminación, llevarla a una base central y procesar los residuos para crear objetos reciclados.

Francia y Noruega impulsan los vehículos eléctricos: La apuesta por la movilidad sostenible, el transporte compartido y los vehículos eléctricos destaca en este siglo XXI como medida para reducir la contaminación. En Europa hallamos diversos ejemplos como Francia, que ha marcado el año 2040 como límite para acabar con los vehículos contaminantes. Noruega, por su parte, adelanta esta fecha para el 2025. En este país nórdico, uno de cada tres coches ya es eléctrico, según el informe más reciente de la Agencia Internacional de la Energía.

Copenhage, el paraíso de las bicicletas: Nombrada como la Capital Verde en 2014 por la Comisión Europea, Copenhague abandera el uso de bicicletas como medio de transporte destacado en el espacio urbano. De hecho, ¡en la actualidad hay más bicicletas que personas! Han reducido enormemente su uso de combustibles fósiles, tanto en electricidad como en calefacción. Para 2025 quiere convertirse en una ciudad libre de carbono, apostando por los vehículos eléctricos y el transporte público, además de las bicicletas. Los daneses también se preocupan y están muy concienzados en el reciclaje.

Hamburgo, la ciudad más verde: Esta ciudad alemana tiene un plan para disminuir las emisiones contaminantes en un 40% para 2020 y hasta en un 80 % para 2050, un propósito ambicioso que supera a los objetivos internacionales determinados por el Acuerdo de París. Además del impulso al transporte sostenible y alternativo, Hamburgo se convertirá en ciudad verde engordando sus pulmones. En la actualidad, ya cuenta con 4.700 hectáreas de bosque más que hace un siglo. Un 16,7 % de su espacio urbano está compuesto por bosques y zonas verdes.

Lisboa, Berlín y Estocolmo han establecido unas áreas de emisiones reducidas (ubicadas en el centro) donde todos los vehículos diésel y los coches de gasolina sin catalizador tienen prohibido circular. Esto ha servido para reducir hasta un 22% las concentraciones de partículas diesel, por ejemplo.

CityTree, el árbol que busca acabar con la contaminación en ciudades.
Atendiendo al panorama internacional, nos encontramos con curiosos proyectos como Tree WiFi, la iniciativa de Amsterdam que regala WiFi gratis a los ciudadanos cuando la calidad del aire sea buena -algo que miden unos detectores con forma de casita para pájaros-, China ya construye la primera ciudad-bosque del mundo y la ciudad de Tallin ya inició en 2013 la iniciativa para brindar a sus habitantes transporte público gratuito para reducir las emisiones.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias