Actualidad #PorElClima

Publicado por Cucutoys
En actualidad #PorElClima hace 2 semanas

Sólo hay que observar a los pequeños jugando un rato para darse cuenta del papel fundamental que el juego y los juguetes tienen en el aprendizaje de los niños y niñas. Y como los niños aprenden jugando, los juguetes y juegos son sus principales "maestros". La pregunta ahora es, ¿qué quieres que aprendan?

Cuando decidimos abrir Cucutoys , Gonzalo y yo, nos hicimos esta pregunta y después de darle muchísimas vueltas encontramos las cualidades que definen a un buen juguete:

Un juguete debe hacer al niño y a la niña protagonistas del juego. Deben ser atractivos para que inciten al juego pero a su vez que necesiten del aporte de la imaginación y de la creatividad innata en los más pequeños. Los juguetes deben dejar espacio a los niños para que experimenten y jueguen de miles de formas diferentes. Hay que huir de los juguetes con luces, ruidos y automatismos, que relegan al niño a mero espectador.

Un juguete debe ser robusto y duradero. El niño aprende a cuidar las cosas y ser responsable, además se le puede dar una segunda vida cuando ese juguete ya no nos interese tanto y se lo podamos regalar al hermano o la prima más pequeña. Si los juguetes se rompen enseguida y son sustituidos por otros les estamos metiendo sin querer en el peligroso círculo de usar-tirar-comprar. 

El juguete debe ser responsable con el medio ambiente. Desde el proceso de fabricación hasta la materia prima que se emplea. Materiales naturales como la madera nos ponen en contacto con la naturaleza, aprendemos a amarla y a respetarla. Un juguete fabricado con botellas de leche recicladas o cartón reciclado invita a los niños a reciclar, ver su utilidad y aprender que los materiales pueden tener una segunda vida.

El juguete debe ser responsable con la sociedad. El respeto por las personas involucradas en el diseño, la fabricación y el transporte del juguete, por su trabajo y sus condiciones sociales y laborales les enseña a los niños y niñas a valorar y respetar el trabajo y esfuerzo de las personas así como el suyo propio. 

Un juguete tiene que ser divertido. La diversión está intrínseca en el juego y los juguetes deben fomentar la risa, la diversión y el placer de jugar.

Al exponer a los pequeños a este tipo de juguetes, les enseñamos a usar su imaginación y creatividad, a reducir el consumo y a reutilizar, a reciclar y darle una segunda vida a las cosas. A cuidar del medio ambiente y del planeta. A respetar y valorar a las personas y su trabajo.

Los niños son el futuro. Hacemos así niños y niñas mucho mejores para tener un planeta mucho mejor.

Más información: