Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima
En actualidad #PorElClima hace 6 meses

Hace diez años fue creado el famoso banco de semillas más grande del mundo localizado en el Ártico para preservar la variedad de cultivos de un posible cataclismo global.

La famosa Bóveda Global de Semillas, una despensa subterránea a 150 metros de profundidad en una montaña helada localizada en Svalbard, el Círculo Polar Ártico, celebra su décimo aniversario. Este almacén fue originado para aglomerar miles de variedades de semillas con las que poder abastecer a la población mundial, en caso de catástrofes naturales o bombas nucleares.

El calentamiento global nos lleva a reflexionar acerca de la supervivencia de la gran variedad de especies vegetales existentes. Las extremas temperaturas a las que se enfrentan los agricultores día a día y el continuo crecimiento de la población mundial, conducen a la sociedad a replantearse nuevas fórmulas de salvamento. 

En 2008, se planteó en Noruega la idea de construir la Bóveda Global de Semillas como soporte para el resto de los bancos de semillas del mundo. Sin duda, el archipiélago de Svalbard era la opción perfecta gracias a sus condiciones climatológicas. Allí se conservan bajo hielo más de un millón de variedades de cultivo procedentes de todo el planeta gracias a la labor de un gran equipo de científicos y agricultores.

El cambio climático también ha llamado a las puertas de la gran despensa congelada que, en 2017, sufrió inundaciones a causa del aumento de las temperaturas y el deshielo. La situación llevó a acondicionar y aislar la parte exterior del túnel que actúa como entrada a la bóveda. A pesar de que las semillas no sufrieron ningún tipo de daño, se siguen tomando todo tipo de precauciones para preservar su seguridad.

El drástico cambio climático pone en entredicho la supervivencia de la bóveda "más segura del mundo" que nos iba a auxiliar de cualquier cataclismo.