Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 26 Abril 2018
Historia clasificada en: Historias #AlimentaciónSaludeInfancia

El futuro de la alimentación se plantea a base de insectos, que ya forman parte de la dieta cotidiana en muchos países.

Un nuevo ingrediente formará parte de nuestra alimentación diaria en un futuro no muy lejano, los insectos. Esta nueva dieta a base de bichos se está abriendo paso en toda Europa gracias a sus enormes beneficios. Además de aportarnos un poderoso valor nutritivo, los insectos son una alternativa sostenible y respetuosa con el medioambiente.

A principios de año, la nueva legislación de la Unión Europea aceptó los insectos como alimento novedoso y ya son más de 2.000 millones de personas las que los consumen a diario. No debería extrañarnos, ya que si nos remontamos a nuestros inicios como especie humana en la Tierra, los insectos han formado parte de nuestra base alimenticia durante toda nuestra historia. Son una enorme fuente de proteínas, omega 3 y 6, vitaminas (B1, B2 y B3), aminoácidos y minerales

Así pues, Carrefour ha llamado la atención con el lanzamiento de su nuevo repertorio de alimentos a base de insectos, entre los que incluye barritas energéticas, snacks, pasta, granolas y aperitivos elaborados con gusanos y grillos. Su elaboración ha sido totalmente efectuada en Europa a través de ingredientes ecológicos y un procesado manual, que cuenta también con un envoltorio de papel reciclado e incluye toda la información acerca de los ingredientes y su valor nutricional. Antes de la nueva legislación, también se podía encontrar numerosos productos fabricados a base de insectos en diferentes países; sin embargo, el vacío legal provocó una gran discordancia en cuanto a su producción y distribución. 

Además de su alto valor nutricional, la producción de este nuevo sustento supone un 99% menos de gases de efecto invernadero y un reducido consumo de agua. Los insectos son una nueva alternativa sostenible y respetuosa con el medio ambiente que, junto con el grave problema de la superpoblación en continuo crecimiento, lleva a replantearnos la importancia de nuevas alternativas alimenticias. Para ello, la reciente normativa desea impulsar la creación de granjas de insectos y "startups" con el objetivo de revitalizar el sector agroalimentario. En países como Holanda, Dinamarca, Bélgica y Austria, los insectos se hicieron un hueco en el mercado mucho antes que en España. 

Probablemente, a muchos os suene un poco "extraterrestre" incluir insectos en la comida, pero esta iniciativa ha llegado con la intención de quedarse. Eficiencia, baja contaminación, mínimo uso de recursos y extraordinarios aportes nutricionales, son algunos de los beneficios que hacen que esta alternativa alimenticia sea muy valiosa de cara al futuro.