Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 03 Mayo 2018

El cuerpo de la madre absorbe la contaminación del entorno y puede provocar problemas en el desarrollo del feto.

Toda las embarazadas queremos cuidar al milímetro la salud de nuestro bebé, pero por desgracia existen causas ajenas a nosotras que pueden poner en riesgo la salud del feto y de la madre. A pesar de los esfuerzos que se están haciendo por reducir la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, todavía queda mucho por hacer y en las zonas urbanas se continúan propagando niveles de contaminación insosteniblemente elevados.

El correcto cuidado de la salud durante la etapa embrionaria y fetal es fundamental para el completo desarrollo humano. Los prenatales son especialmente vulnerables a la contaminación del aire, según el proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente), "la contaminación ambiental contribuye a afectar el desarrollo neuroconductual, inmunitario y sexual de los niños". Aunque el aire no es el único proveedor de componentes contaminantes, la nutrición materna durante el embarazo es al mismo tiempo una fuente de nutrientes y una fuente de transmisión de elementos contaminantes. La alimentación y el agua, expuestos a numerosos agentes contaminantes, pueden transmitir enfermedades a través de la placenta y afectar al desarrollo del feto.

La contaminación del aire pone en riesgo la salud de la embarazada y del feto provocando un posible:

  • Nacimiento prematuro: se ha comprobado que la contaminación es tan perjudicial como fumar y puede provocar que la exposición a gases nocivos puede adelantar el nacimiento del bebé, sin que este haya podido conseguir el desarrollo óptimo para salir a mundo.
  • Reducido peso al nacer: los estudios muestran que aunque un bebé nazaca a término, este nacerá con un peso menor a la media.
  • Preeclampsia: hipertensión arterial y aparición de proteína en la orina durante el embarazo.
  • Problemas en el desarrollo neurológico: que afectará a las futuras capacidades del bebé.

Embarazo y Contaminacio?n.png

 

¿Qué puedo hacer?

Lo ideal sería poder evitar cualquier tipo de contaminación siempre que se pueda. Normalmente, los días en los que hay peores condiciones son los anticiclónicos, sin viento o con niebla.

Pero como no podemos aislarnos del mundo, hay una serie de consejos que puedes llevar a cabo para minimizar sus efectos: 

- Trata de salir poco de casa y si puedes, compra un purificador de aire. Los hay que acaban con las partículas contaminantes más pequeñas.

- Si tienes que salir, busca los trayectos más cortos y en transporte público, mejor.

- Si los episodios de polución son prolongados, puedes plantearte llevar una mascarilla, aunque estas dificilmente hacen de barrera de las partículas más pequeñas, como las PM2

- Y para no contribuir a agravar estos episodios, es muy importante elegir un medio de transporte poco contaminante: transporte público, bicicleta, automóvil eléctrico, etc

 ¿Te ha parecido interesante esta información? Tu opinión nos ayudará a mejorar.

1.png  
2.png

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #AlimentaciónSaludeInfancia