Historia #PorElClima

Compartir
Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 03 Mayo 2018
Historia clasificada en: Historias #AlimentaciónSaludeInfancia

El cuerpo de la madre absorbe la contaminación del entorno y puede provocar problemas en el desarrollo del feto.

Toda las embarazadas queremos cuidar al milímetro la salud de nuestro bebé, pero por desgracia existen causas ajenas a nosotras que pueden poner en riesgo la salud del feto y de la madre. A pesar de los esfuerzos que se están haciendo por reducir la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, todavía queda mucho por hacer y en las zonas urbanas se continúan propagando niveles de contaminación insosteniblemente elevados.

El correcto cuidado de la salud durante la etapa embrionaria y fetal es fundamental para el completo desarrollo humano. Los prenatales son especialmente vulnerables a la contaminación del aire, según el proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente), "la contaminación ambiental contribuye a afectar el desarrollo neuroconductual, inmunitario y sexual de los niños". Aunque el aire no es el único proveedor de componentes contaminantes, la nutrición materna durante el embarazo es al mismo tiempo una fuente de nutrientes y una fuente de transmisión de elementos contaminantes. La alimentación y el agua, expuestos a numerosos agentes contaminantes, pueden transmitir enfermedades a través de la placenta y afectar al desarrollo del feto.

La contaminación del aire pone en riesgo la salud de la embarazada y del feto provocando un posible:

  • Nacimiento prematuro.
  • Reducido peso al nacer.
  • Preeclampsia: hipertensión arterial y aparición de proteína en la orina durante el embarazo.
  • Problemas en el desarrollo neurológico.

¿Qué puedo hacer?

Lo más importante es evitar los episodios de mayor contaminación en las ciudades, que suelen coincidir con aquellos días de anticiclón, sin viento o en invierno, los días de niebla. Esos días trata de salir lo menos posible de casa y si no te queda otro remedio, trata de hacer trayectos cortos y si es en transporte público, mejor. Si son episodios que duran muchos días, puedes plantearte llevar mascarilla, son muy efectivas para frenar las partículas. Y para no contribuir a agravar estos episodios, es muy importante elegir un medio de transporte poco contaminante: transporte público, bicicleta, automóvil eléctrico, etc. Existen muchas opciones.

Si quieres saber más cosas para proteger a tu futuro bebé cuando ya sea un niño, súmate a la Comunidad #PorElClima y encontrarás mucha y muy variada información.

Si te ha   esta acción, crees que los pequeñas gestos son claves en la lucha frente al cambio climático y no te quieres perder nada de lo que pase en la Comunidad #PorElClima:

Únete a la Comunidad #PorElClima