Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 17 Mayo 2018

Un huerto donde cultivar tus frutas y verduras preferidas se ha convertido en una práctica cada vez más habitual en las ciudades. Te contamos a través de 6 sencillos pasos los aspectos más importantes a tener en cuenta para ponerte manos a la obra con tu propio huerto urbano.

¿Vives en una ciudad y crees que no puedes tener tu propio huerto? ¡Pues te equivocas! No renuncies a cultivar tus propias frutas, verduras u hortalizas en casa, lo primero que necesitas para ello es tener una zona, no importa el tamaño, al aire libre y luz solar.

huerto urbano

1- La mejor tierra para tu huerto urbano debe estar compuesta de una mezcla de humus de lombriz (40%) y fibra de coco (60%).

  • El humus de lombriz es un excelente abono rico en nutrientes orgánicos y microorganismos que mejora la fertilidad del suelo y la retención del agua. No desprende mal olor.
  • La fibra de coco, derivada de la industrial del coco, evita encharcamientos de agua y retiene los nutrientes

2- La orientación de nuestra terraza o balcón es importante para elegir el tipo de cultivo que vamos a instalar. La más recomendada es la orientación sur o sur-oeste para obtener el mayor número de horas de exposición solar, pero si tu balcón tiene una dirección norte, no te preocupes. En ese caso, lo mejor es que cultives hortalizas que necesitan menos horas de luz directa, como las fresas, cebollas o rábanos.

3- En caso de que tu balcón o terraza sufra de fuerte viento, es importante proteger el cultivo con una malla que, además, protege del ataque de posibles insectos o pájaros.

4- Para el riego, la mejor opción es utilizar un sistema de goteo que permite ahorrar agua, humedece la tierra de forma homogénea y evita el desplazamiento de los nutrientes de la tierra hacia el fondo. Aunque, la mejor forma de regar es utilizar el agua de casa más desaprovechada, como la que utilizamos hasta que se calienta el agua de la ducha.

5- Encontrar el recipiente adecuado es importante, ya que existen determinados cultivos que no es recomendable plantar en el mismo recipiente. Dependiendo del espacio de que dispongas o la cantidad que quieras cultivar existen mesas de cultivo, jardineras, macetas... Sin embargo, seguro que tienes en casa materiales a los que les puedes dar un uso y crear tus propios recipientes.

6- Un huerto urbano necesita de una planificación según el tipo de cultivo, conocer la temporada de cada cultivo es importante para garantizar una buena cosecha.

  • En primavera destacan las temperaturas cambiantes y algunos cultivos se aprovechan de ello, como el brócoli, espinaca, lechuga y guisantes.
  • Las mejores opciones para cultivar en verano son la lechuga, el pepino y el pimiento.
  • Para otoño, con temperaturas medias y bajas se recomienda la espinaca, la lechuga y el puerro, entre otros.
  • En invierno las temperaturas dificultan el cultivo de muchas frutas y hortalizas que no sobreviven a las extremas temperaturas, aunque las fresas son un buen cultivo para esta estación.