Actualidad #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima
En actualidad #PorElClima hace 4 meses

La empresa vasca de autobuses Irizar ha inaugurado la primera planta de movilidad eléctrica europea en Aduna (Guipúzcoa) y ha presentado su nuevo modelo de camión eléctrico industrial.

El sector del automóvil eléctrico tiene cada vez mayor cabida, ya son muchas las marcas que promueven en el mercado modelos híbridos o totalmente eléctricos. El abandono total del carburante no es ni un paso rápido ni sencillo, pero hay que valorar las grandes iniciativas de empresas como Grupo Irizar  que, a través de Irizar e-mobility, trabaja fuerte para consolidar el uso del autobús 100% eléctrico en este reciente mercado.

Los autobuses urbanos de Irizar llevan circulando desde 2014 en Europa, ahora con la apuesta "for a better life" se encarga de promover el transporte limpio y eficiente. La empresa vasca ha decidido no ajustarse únicamente a la fabricación de autobuses eléctricos, sino que se abre camino con un nuevo vehículo industrial de ocho metros de longitud y una capacidad de 18 toneladas de peso. Un vehículo que puede moverse por entornos urbanos sin ocasionar contaminación atmosférica ni acústica.

Irizar ie truck

El grupo recibe un cuantioso número de pedidos que le han permitido ampliar su producción hasta un autobús eléctrico al día. Así, se ha convertido en un referente del transporte 100% eléctrico con cero emisiones en las ciudades españolas de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y San Sebastián, abriéndose camino en diferentes ciudades europeas como Londres, Marsella o París.

Irizar e-mobility desafía al transporte a incorporar entre sus principales criterios el cuidado medioambiental, la salud y el bienestar de los ciudadanos. Entre los beneficios medioambientales de su transporte eléctrico destacan:

  • Fomentar la energía sostenible y luchar contra el efecto invernadero.
  • Eliminar el ruido del motor de combustión.
  • Optimizar la eficiencia energética: el sistema de tracción eléctrico y las baterías necesitan la mitad de consumo que el convencional.
  • Gestionar cuidadosamente los recursos: desmontar y reciclar los componentes en su fabricación.

La utilización de un autobús eléctrico reduce 88 toneladas de emisión de C02 al año y economiza 33.000 litros de carburante. El asentamiento del transporte eléctrico en las ciudades es fundamental para construir entornos urbanos más responsables y limpios.

 

Más información: