Actualidad #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima
En actualidad #PorElClima hace 1 semana

Hoy entrevistamos a Adrián García Bruzón, responsable de Análisis y Estudios en Spainsif y experto en finanzas sostenibles, economía verde e integración de criterios ambientales, sociales y de buen gobierno. Nos cuenta que el futuro de las empresas en relación a la sostenibilidad es relativamente dudoso, aunque "cada vez más los inversores están pidiendo información del desempeño ambiental, social y de buen gobierno a la hora de decidir donde invierten su dinero."

Los Negocios Verdes están en alza y Spainsif, la plataforma de encuentro y referencia en materia de inversión sostenible y responsable en España creada en 2009 por 32 organizaciones, tiene como misión fomentar la integración de criterios ambientales, sociales y de buen gobierno en las políticas de inversión.

Según el Estudio Global de Inversión 2017 de Shroders, en el que se encuestó a 22.100 inversores de 30 países diferentes, "un 61% declaró que habían aumentado sus inversiones en fondos sostenibles en los últimos 5 años y un 35% dijo que invertían con estos criterios a menudo. Esta situación va a fomentar la implicación de las empresas con la sostenibilidad, para poder seguir estando en las carteras de estos inversores cada vez más concienciados".

A finales de 2016 se gestionaban activos con un valor de 19 billones de euros (nivel global) y entre 2005 y 2015 se generó un crecimiento del 85% (nivel nacional). Los inversores tienen cada vez más en cuenta criterios de sostenibilidad, ya que está incrementando el número de inversores particulares que invierten sus ahorros. Adrián afirma que "en España entre 2008 y 2017 el patrimonio en fondos de inversión que incluyen en su política de inversión los criterios ASG ha crecido desde los 5.353 millones de euros hasta los 31.092 millones de euros o lo que es lo mismo un incremento del 83%."

En el sector de las finanzas sostenibles se quiere llegar a construir un mercado transparente de bonos para financiar proyectos cuyo objetivo sea la transición a una economía baja en carbono. Se ha desarrollado una etiqueta europea de bonos verdes para potenciar su crecimiento en paralelo al Plan de Acción de la Comisión Europea en Finanzas Sostenibles de marzo. Adrián explica que "este tipo de iniciativas sirven para fomentar el desarrollo de productos de inversión para ahorradores e inversores particulares, que a partir de instituciones de inversión colectivas pueden tener acceso a este tipo de producto que normalmente solo están al alcance de inversores institucionales".

En Spainsif se encargan de fomentar los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno en las decisiones de inversión de los gestores y propietarios activos. Estos criterios engloban: "aquellos relacionados con el medio ambiente como son la transición energética a una economía de bajo carbono, la gestión responsable del agua y los residuos, la inversión en tecnologías y servicios verdes, la eficiencia energética, pero además tiene en cuenta criterios sociales como políticas de igualdad responsables, protección de los derechos humanos, gestión responsable de la cadena de producción y distribución, eliminación de toda forma de trabajo forzoso, libertad de asociación, libertad sindical, el reconocimiento efectivo del derecho a la  negociación colectiva y de buen gobierno como lucha contra la corrupción, la evasión y elusión fiscal, políticas retributivas de consejeros y directivos responsable, derechos de voto de los accionistas, derechos políticos, nivel de democracia interna, y fomento de las relaciones activas con las partes interesadas (accionistas, trabajadores, consumidores, comunidades locales?)".

Combatir el cambio climático a través del consumo responsable es una gran palanca de cambio. En Spainsif están trabajando para impulsar la demanda de productos financieros sostenibles entre las asociaciones de consumidores. "En la actualidad, a escala global, solo el 26% de las inversiones sostenibles se realizan por inversores particulares". Es necesario crear un marco de clasificación común que aporte seguridad y estabilidad a los productos de inversión sostenible, que "tienen las mismas características que cualquier otro producto y que tan solo difieren en que, adicionalmente, se toman en cuenta los criterios de sostenibilidad a la hora de manejar los riesgos y elegir la cartera de inversión, buscando en último término reducir los riesgos y lograr el retorno económico y el impacto ambiental y social".

Finalmente, el responsable de Análisis y Estudios en Spainsif expone que "los ciudadanos, a través del uso que le dan a su dinero, tienen la capacidad de construir una economía de bajas emisiones que respete al medio ambiente y persiga el bienestar social.

Está en nuestras manos lograrlo ".

Más información: