Actualidad #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima
En actualidad #PorElClima hace 3 semanas

Hay una gran parte de la población que no lo ha asumido, pero el cambio climático es un hecho y ha llegado para quedarse. Todavía queda un gran trabajo por hacer por parte de todos. Los estados, las instituciones y las grandes empresas han tomado nota y ya existe un movimiento real de acción, después de décadas de advertencias y avisos por parte de la comunidad científica.

Actualmente, existen muchas iniciativas para facilitar, conseguir sinergias y visibilizar todo lo que hacemos. Pero, ¿qué puedo hacer con mi pequeña empresa? No tengo los conocimientos ni los recursos para ser sostenible y bastante tengo para superar mi día a día, con todos sus problemas y gastos como para preocuparme por cosas que no son apremiantes. 

Lo cierto es que cuando una empresa tiene entre sus preocupaciones el factor medioambiental alcanza varios objetivos muy importantes: adelantarse a los cambios legislativos y en tendencia de consumo que van a llegar más pronto que tarde y generarán oportunidades de negocio nuevas que pueden suponer el despegue definitivo que tanto tiempo llevamos buscando.

Tanto si nuestro público objetivo es un consumidor final como una empresa, que nuestra pequeña empresa tenga un enfoque medioambiental tendrá consecuencias muy positivas:

Imagen de marca: cada día los consumidores exigen un mayor compromiso por parte de las empresas, deben ser más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. De un día para otro, exigencias que se obviaban, se han convertido en criterios mínimos para que un consumidor elija tu producto o servicio. La conexión entre los consumidores gracias a las redes sociales es muy grande y rápida y anticiparnos a estas exigencias es imprescindible si queremos que nos elijan a nosotros.

Entrar en procesos productivos de otras empresas: la mayoría de las grandes empresas buscan proveedores con unos estándares de sostenibilidad mínimos y no tener este factor medioambiental puede dejarnos fuera de una negociación, antes si quiera de haber comenzado a negociar.

Ser sostenible ya es más rentable: las energías renovables son cada día más eficientes y otorgan certidumbre, ya que no están sujetas a los vaivenes del precio, por lo que invertir (o contratar) servicios de energía renovables siempre es una buena idea.

Buscar inversores con un perfil empresarial más sostenible: tendrás más probabilidades de conseguir los fondos necesarios, ya que estos perciben a estas empresas como más fiables y con una mayor proyección de futuro.