Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Viernes, 29 Junio 2018
Historia clasificada en: Historias #CienciayTecnología

Las zonas más cálidas del planeta se encuentran en el punto de mira de la subida de las temperaturas, a pesar de haber estado durante años a la sombra del deshielo de los polos.

Hoy 29 de junio se celebra el Día Mundial de los Trópicos y queremos hacer especial hincapié en su situación climática. Como ya sabréis, los Trópicos son la región comprendida entre los paralelos Trópico de Cáncer y Trópico de Capricornio, equidistantes al ecuador, que están en el punto de mira internacional por el gran cambio de las condiciones climáticas.

El calentamiento global está provocando un grave impacto en la temperatura de la Tierra, pero no todas las zonas del planeta se ven afectadas por igual. La subida de las temperaturas afectará en mayor medida a las zonas tropicales y la zona ecuatorial donde la temperatura media anual es mucho más homogénea, a diferencia del resto del planeta donde las temperaturas presentan mayores variaciones a lo largo del año y, por lo tanto, el calentamiento no resultará tan evidente.

Esta situación climática afectará el bienestar de las poblaciones que habitan dichas áreas geográficas que, a pesar de ser quienes emiten menos gases de efecto invernadero, sufrirán consecuencias más drásticas que los países más desarrollados con un nivel mucho mayor de contaminación.

Tras unos 2016 y 2017 más calurosos de la historia, el aumento de la temperatura pone en riesgo las condiciones de vida en el planeta. Si se produce un aumento de 2ºC, las olas de calor aparecerán cada vez con mayor frecuencia y sus problemas derivarán cambios en los ecosistemas sociales y ambientales. Las áreas tropicales se verán especialmente perjudicadas afectando principalmente: el bienestar de las poblaciones locales, la migración o la extinción de las especies, cuya supervivencia depende del clima, y el suministro de agua y de comida.

Además de los problemas derivados del calentamiento global, que evidentemente son culpa nuestra, el humano provoca otros como la deforestación de los bosques. En las regiones tropicales con densas masas de bosque, la deforestación está causando verdaderos problemas debido al gran almacenamiento de dióxido de carbono que supone un porcentaje importante de la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Llevamos años priorizando el trágico problema del deshielo, que lo es, y descuidando los problemas climáticos de las Zonas Tropicales, con menos recursos y posibilidades de adaptación. Los países en desarrollo necesitan el apoyo de los ya desarrollados para evitar la desestabilización de su economía y sus ecosistemas.