Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima
En actualidad #PorElClima hace 2 meses

Vintage, retro, segunda mano... conceptos que traen consigo grandes ventajas económicas y medioambientales.

 

El mercado de segunda mano se deja ver en España desde hace ya un tiempo, pero los consumidores todavía no muestran total confianza hacia los artículos reutilizados. Así como en EEUU o Reino Unido la ropa de segunda mano es un sector en auge, aquí estamos demasiado acostumbrados a comprar ropa nueva y de temporada.

Según un estudio de la WRAP, The Waste and Resources Action Plan en Reino Unido, alargar la vida a la ropa solo unos cuantos meses adicionales reduce notablemente la huella de carbono: se ahorra energía, agua y se evita la contaminación de las microfibras textiles y los tintes. La industria textil es una de las más contaminantes del mundo, el residuo textil se coloca el quinto en la cola de residuos más contaminantes.

A pesar de que el negocio de la reventa de ropa se plantea como una gran solución económica y sostenible, la sociedad no está tan concienciada en reutilizar y reducir los residuos textiles como lo están de otro tipo de residuos.

Si eres de las personas a las que no les convence la idea de adquirir productos de segunda mano, a continuación te contamos 5 beneficios de comprar ropa de segunda mano que harán que te replantees tus dudas:

  1. Menor precio. Siempre que adquieres ropa de segunda mano su precio es inferior, simplemente por el hecho de ser vendida de nuevo. ¡Lo que no quiere decir que se encuentre en mal estado!

  2. Prendas únicas. Hay tiendas de segunda mano que buscan prendas exclusivas de diseñadores con un gran valor y una historia detrás.

  3. Evitas el impacto de la producción. Darle una segunda vida a la ropa que está en buen estado reduce enormemente el impacto en la producción de nuevas prendas.

  4. Menos residuos. Al no desechar la ropa después de usarla un par o unas cuantas veces, reduces el número de microfibras y residuos textiles que van a parar al vertedero, al océano...

  5. Consumo responsable. Comprar por comprar es tontería. Reutilizar prendas a las que todavía se les puede dar un buen uso es la mejor forma de llevar a cabo un consumo más responsable y sostenible.