Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 21 Agosto 2018
Nacho Lacambra
Historia clasificada en: Historias #CienciayTecnología

Te levantas por la mañana. Hoy el día es soleado y las temperaturas son más altas de lo normal, la típica ola de verano. Fuera estamos 3ºC, ¡Qué calor! Parece que estamos en el Caribe. Coges tu trineo y te vas a trabajar.

El mundo ha cambiado mucho en los últimos años. Los alimentos se cultivan en el interior de enormes invernaderos bajo los focos de leds rojos y azules ya que la temperatura exterior no permite plantar la mayoría de los cultivos. La tecnología ha sido fundamental para poder sacar la sociedad adelante. Y los insectos; cultivar insectos  nos ha provisto del alimento suficiente con los recursos mínimos. Los árboles a la intemperie aguantan solo en latitudes más tropicales y las flores son el artículo de lujo más caro. Los países del norte ya no existen y las migraciones hace mucho que cambiaron de dirección, pero hemos salido adelante.  

No, no estamos locos. Esto es lo que podría pasar dentro de unos cientos o miles de años. No existe un consenso científico claro de cómo ni cada cuanto se producen estos ciclos. Se cree que tiene que ver con la actividad solar, aunque no se conoce con certeza. No está relacionado con que el Sol envíe más o menos calor a la Tierra, sino con su influencia en la química de la atmósfera. También la órbita solar está relacionada con grandes glaciaciones, que pueden ocurrir cada 400 mil años. Y es muy habitual encontrar noticias que predicen más tarde  o más temprano, pero no hay un consenso claro. Estos periodos pueden durar miles de años, como ocurrió cíclicamente en el pleistoceno (primera etapa del periodo Antropoceno).

 edad del hielo.png 
 Fuente: skepticalscience.com 

¿NOS PODRÍA AYUDAR EL EXCESO DE CO2 PARA EVITAR UNA NUEVA GLACIACIÓN?

Hoy en día vivimos un periodo de muy poca actividad solar y las temperaturas siguen subiendo, por lo tanto la ventaja que podría suponer este exceso de gases de efecto invernadero en la atmósfera, se tornará sin duda en una desventaja enorme el día que esta actividad se vuelva a poner en marcha. Por lo tanto, nunca será algo positivo cargar de manera artificial nuestra atmósfera. Además si no lo hacemos, podríamos acabar pasando al extremo contrario, un periodo de extremo calor y sobre eso, mejor no fantasear...