Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 23 Agosto 2018
Nacho Lacambra
Historia clasificada en: Historias #CienciayTecnología

La emisión de gases de efecto invernadero y en concreto de CO2 tiene unas repercusiones adicionales muy negativas para nuestro planeta y puede convertirse en un problema muy grave y de difícil solución. Te hablamos de la "acidificación de los océanos".

 ¿Qué es la acidificación?

El agua puede ser ácida, básica o neutra, todo depende de la concentración de hidrógeno que tenga. A mayor concentración de pH, más ácida será. Una concentración menor de 7 se considera ácida y mayor de 7, básica. Si se sitúa en umbral del 7, será neutra. Actualmente en los océanos contamos con una gama que va del 8.0 al 8.3 y todos los seres vivos marinos han evolucionado para desarrollar su vida dentro de esos parámetros. Este fenómeno se produce sobre todo en la capa superior de 100 metros.

 ecoportal_net.jpg

 

¿Por qué el CO2 aumenta la acidificación?

Los océanos suponen un agente muy importante de absorción de CO2 de la atmósfera y gracias a esto,  el efecto invernadero es menor. Pero con una absorción desmedida de CO2 (que ha pasado de 200 a 400 partes por millon desde la Revolución Industrial) puede hacer que por unos procesos químicos  el nivel de pH se dispare. Aunque el pH solo ha descendido un 0.1 por unidad, representa un aumento de un 30% en la acidez de los océanos si se compara con los años preindustriales.

triplenlace_com.png

¿Qué implicaciones tiene todo esto?

Hay una estrecha relación entre el incremento del pH y el descenso de la biodiversidad en la zona. Hay que pensar que las especies, ante cambios tan bruscos en su hábitat, no tienen la capacidad de evolucionar a tiempo para adapatarse.

Además el fitoplancton marino, la base de la cadena alimenticia de los océanos, desciende gravemente y esto puede incidir en la supervivencia de las especies y provocar una reacción en cadena. También se ha demostrado que los arrecifes de coral sufren un blanqueamiento que puede acabar con su muerte y provocar el colapso de estas zonas, las de mayor biodiversidad marina. Además los animales de concha pueden sufrir malformaciones, debilitarse y volverse más vulnerables.

¿Cuáles son las consecuencias para nosotros?

Nunca en la historia de la geología se han visto incrementos tan rápidos en la acidificación de los océanos y se prevé que a finales de siglo los mares alcancen una situación que no se daba desde hace 150 millones de años, por lo que es imprevisible. Y aunque es un tema que no es principal en los foros internacionales, en los medios científicos se muestra una gran preocupación, por los efectos que estos pueden tener.

El evidente deterioro de la flora y fauna marina si se da  una alteración de la cadena trófica, puede afectar a nuestras vidas; hay que pensar que más de la mitad de la población vive en costas y dependemos completamente de los océanos para mantener nuestra forma de vida actual, por lo que las consecuencias sociales y económicas pueden ser enormes. 

www.coralreefimagebank_org.jpg

¿Cómo podemos evitarlo?

Sin duda la manera más evidente y clara frenar este proceso es reducir drásticamente las emisión de CO2 a la atmósfera, que es el causante de la acidificación. Existen otras soluciones planteadas para neutralizar o mitigar los efectos, como sembrar con hierro molido para favorecer el crecimiento de fitoplacton o sembrar un tipo de algas que aguantan temperaturas superiores y que sirvan de alimento para estos corales en peligro de extinción.

Más información: 

https://cordis.europa.eu/news/rcn/31250_es.html