Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 28 Agosto 2018
Nacho Lacambra
Historia clasificada en: Historias #ConsumoyReciclaje

El debate existe y seguirá existiendo, ya que dependiendo de cómo se utilicen la balanza se decantará hacia un lado u otro. Aunque si se lleva a cabo un correcto uso del lavavajillas, un aparato de bajo consumo energético y un buen mantenimiento, esta opción gana muchos puntos. 

En la Semana Mundial del Agua queremos recordar la vital importancia de realizar un correcto uso del agua. Son muchas las formas que tenemos en nuestras manos para procurar que nuestro consumo de agua sea racional y eficiente, pero esta semana queremos incidir en un continuo debate: ¿qué es más sostenible fregar los platos a mano o con el lavavajillas?

Para responder a la pregunta, primero debemos tener en cuenta dos objetivos principales: reducir el consumo de agua y de energía de manera notable. Hay varios factores que determinan que es más sostenible, fregar a mano o utilizar el lavavajillas.

El consumo de agua fregando a mano depende de si dejamos correr el agua del grifo o no, la diferencia es importante. En todo caso, si friegas a mano utiliza dos cubetas, una para enjabonar y otra para aclarar, y el consumo no se diferenciará tanto.

Actualmente, con el lavavajillas, si utilizas el modo ECO, el gasto de agua ronda los 10 litros.  La reducción media por hogar si se utiliza lavavajillas es de 30,6 litros de agua al día. A pesar del gasto que supone el calentamiento del agua continuamente, el lavavajillas lo hace de forma más eficiente.

Aunque, no todo es tan claro y sencillo. Existen determinados factores que no siempre se tienen en cuenta, como el proceso de fabricación y transporte de los electrodomésticos y el tratamiento que reciben una vez finalizada su vida útil. Así pues, ¿qué es mejor? Nosotros, al igual que la  OCU , apostamos por el uso del lavavajillas, no solo porque es más eficiente, sino porque es más higiénico y, además, hace la vida más fácil. Eso sí, siempre que se utilice de manera correcta:

  • Utiliza aparatos con alto grado de eficiencia energética . La categoría A++ sería suficiente.
  • El jabón, siempre sostenible . Bien sea en el lavavajillas o en el fregadero, los restos de jabón deben ser lo menos perjudiciales para el planeta. ¡Y no te pases con la dosis!
  • No enjuagues la vajilla antes de meterla en el aparato, no en necesario. Eso sí, quita todos los restos posibles y, así, el lavaplatos no se ensuciará y el mantenimiento será más fácil.
  • Lo más sucio colócalo en la bandeja inferior, es donde los surtidores de agua tienen más intensidad.
  • Utiliza el programa ECO, reducirás el consumo energético y de agua.
  • Llena todo el lavavajillas antes de ponerlo en marcha.
  • Haz un mantenimiento periódico del aparato; limpia el filtro, saca las aspas para limpiar las ranuras, etc.
  • Cuando termine su vida útil, asegúrate de llevarlo a un lugar donde se le dé el trato adecuado y se recicle de manera correcta.

Aquí puedes encontrar algunos de los modelos más sostenibles del mercado.