Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 13 Septiembre 2018
Alicia Maestre Ducar
Historia clasificada en: Historias #ConsumoyReciclaje

Cada año se ponen en circulación en España casi 100.000 toneladas de pequeños electrodomésticos.

El 15 de agosto de 2018 se produjo un cambio en la normativa sobre Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) que amplío el alcance de aplicación a todos los Aparatos Eléctricos y Electrónicos (AEE), excepto a los explícitamente excluidos. Se ha modificado la clasificación de los AEE pasando de 10 a 7 categorías:

Hasta el 14 de agosto de 2018:

A partir del 15 agosto de 2018:

  1. Grandes electrodomésticos
  2. Pequeños electrodomésticos
  3. Equipos de informática y telecomunicaciones
  4. Aparatos electrónicos de consumo y paneles fotovoltaicos
  5. Aparatos de alumbrado
  6. Herramientas eléctricas y electrónicas
  7. Juguetes o equipos deportivos y de ocio
  8. Productos sanitarios
  9. Instrumentos de vigilancia y control
  10. Máquinas expendedoras
  1. Aparatos de intercambio de temperatura
  2. Monitores y pantallas
  3. Lámparas
  4. Grandes aparatos (dim. ext > 50 cm)
  5. Pequeños aparatos (dim. ext < 50 cm)
  6. Aparatos de informática y telecomunicaciones pequeños
  7. Paneles solares grandes (dim. ext > 50 cm)

Una vez dicho esto, vamos a hablar del reciclaje de los pequeños electrodomésticos, cuya dimensión exterior no supera los 50 centímetros, ya que suponen una gran carga y espacio guardarlos en casa cuando ya no cumplen su función. Estos aparatos son desde una batidora, una radio pequeña, una plancha, una tostadora, una maquinilla de afeitar, etc.

Para su correcto tratamiento y reciclaje existen tres opciones para el usuario:

  1. La más conocida por todos es llevar estos aparatos electrónicos al punto limpio más cercano que conozcamos.
  2. Mucha gente todavía no sabe que puede llevar estos aparatos a un establecimiento de más de 400m2 donde vendan estos aparatos, que no tiene por qué ser donde lo hemos comprado. En estos sitios se encargan, además de recogerlos, de su adecuado tratamiento posterior, incluyendo la reutilización y el reciclado.
  3. Si hemos comprado uno de estos aparatos a través de la página web de la tienda, la empresa tiene la obligación de llevárselo mediante un sistema de recogida.

En 2017 en España se tiraron 52,6 millones de pequeños electrodomésticos, lo que supuso una cantidad de 50.000 toneladas. De esta cifra la mitad fue directamente a reciclar y de la otra mitad, una parte se quedaba acumulada en las casas y otra parte iba directamente al vertedero.

El futuro de estos aparatos eléctricos y electrónicos viene marcado por las famosas 3R:

  1. Reparar: antes de tirarlo hay que intentar darle un nuevo uso mediante su reparación.
  2. Reutilizar: si no es posible repararlo podemos reutilizar alguna de sus partes en otros aparatos.
  3. Reciclar: transformar los aparatos para que puedan volver a ser usados.

Hay que evitar al máximo que estos objetos vayan al vertedero, ya que en muchas ocasiones algunas de sus partes siguen siendo válidas y pueden ser de gran utilidad en otros aparatos.