Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima
En actualidad #PorElClima hace 1 mes

Recientes investigaciones muestran cómo los microplásticos presentes en océanos y ríos, pueden trasladarse a a otros ecosistemas a través de los insectos voladores.

El plástico ha encontrado la manera de conquistar otros hábitats, además del agua. Su estrategia no es otra que la de introducirse como alimento en insectos voladores, que luego llegan a nuevos entornos y pasan a formar parte de la cadena trófica de aves y otros animales. Dos recientes investigaciones así lo confirman. Lo que no sabemos es qué repercusiones tendrá este hecho a largo plazo, tanto para la naturaleza como para la salud de los humanos.   

En el primer estudio, publicado en la revista Biology Lettersutilizaron una especie de mosquito muy común en todo el mundo, el Culex pipiens, y alimentaron sus larvas con microplásticos de 0.0002cm, un tamaño similar al de las algas de las que se alimentan habitualmente. Las voraces larvas comen todo lo que encuentran en su entorno, incluyendo estos plásticos. Y aunque excretaban parte de los que habían ingerido, comprobaron que estas partículas permanecían dentro de los animales miestras estos crecían y se volvían adultos. Una vez son capaces de volar, los mosquitos llegan a otros lugares y con ellos los plásticos. Esta investigación tan solo está centrada en mosquitos, pero se cree que este hecho también puede ocurrir
con otro tipo de insectos con comportamiento similares y que luego pasan a formar parte de la dieta de arañas, pájaros y murciélagos, entre otros.

"Es impactante comprobar que los plásticos han invadido la mayor parte de los hábitats y los ecosistemas del planeta" comentó la responsable de la investigación, Amanda Calaghan.

mosquito-719613_640.jpg

 

El segundo estudio comprobó cómo en la mayoría de los ríos de Gales más de la mitad de las larvas de mosca contaban con microplásticos en su organismos. Y no solo en zonas con un alto nivel de contaminación, sino también en zonas con ríos más limpios. 

Sin saber de momento cuales son las afecciones reales para nuestra salud, el problema del plástico es cada día más evidente. La mejor forma de solucionar el problema, más allá de las múltiples iniciativas que ya existen, es reducir su uso y encontrar alternativas más sostenibles.