Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Viernes, 21 Septiembre 2018
Nacho Lacambra
Historia clasificada en: Historias #CienciayTecnología

Aunque la solución para evitar el deshielo es evitar que la temperatura del planeta siga aumentando, hay que pensar otras estrategias complementarias que supongan una revolución contra el proceso del deshielo.

Unos científicos tienen una idea y parece factible. La búsqueda de soluciones para frenar el cambio climático y el deshielo no cesa, y un estudio presentado en la revista Cryosphere Journal plantea una solución que podría frenar la velocidad del deshielo. Cuando lo escuchas por primera vez parece una solución exagerada, pero el diseño y la ejecución parecen factibles.

La idea consiste en instalar simples estructuras de montones de grava o arena en el fondo del oceáno. Algo que resulta relativamente sencillo de hacer dentro de las capacidades técnicas del ser humano. Estas estructuras no estarían destinadas solamente a mantener arriba los glaciares, sino a evitar que la entrada de aguas cálidas llegue a las bases de los glaciares y acelere su deshielo. Se cree que este fenómeno es uno de los que más aceleran el deshielo.

muro glaciar

Las investigaciones se basan en modelos informáticos sobre el Glaciar Thwaites, en la Antártida, que es uno de los más anchos del mundo con 100km de frente. Descubrieron que creando una estructura de columnas o montículos de entre 0,1 y 1,5 kilómetros cúbicos de grava o arena - equivalente al material excavado del canal de Suéz - la probabilidad de éxito en la contención de estos glaciares sería del 30%, mientras que formando estructuras de mayor dimensión y complejidad, el éxito alcanzaría una expectativa de éxito del 70%.

La construcción de estos muros submarinos podrían realizarla barcos, y tendrían que posicionarse con mucha precisión y con la fuerza necesaria para resistir la gran presión del hielo. En todo caso, las investigaciones para poder realizar esta enorme tarea necesitarán más tiempo y recursos, aunque los autores de la investigación esperan que su estudio sirva de base para que esta tecnología se desarrolle. Aunque como apuntan los científicos, estas soluciones de geoingeniería no serán la solución a las emisiones de gases de efecto invernadero, si queremos que las capas de hielo sobrevivan con un volumen similar al actual también hay que frenar nuestra huella.