Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 09 Octubre 2018
Alicia Maestre Ducar
Historia clasificada en: Historias #ConsumoyReciclaje #Energia

El gobierno dice adiós al llamado "impuesto al sol" que desmotivaba la transición hacia un autoconsumo energético limpio y accesible.

España tiende la mano al autoconsumo con la reforma del Real Decreto-Ley aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 5 de octubre. El conocido "impuesto al sol" suponía un recargo por la instalación de más de 100 KW para la generación y autoconsumo energético. Aunque, más que un impuesto en el sentido estricto de la palabra, se trataba de un conjunto de restricciones encargadas de desmotivar el autoconsumo eléctrico y la energía solar fotovoltaica.

La independencia energética ofrece la posibilidad de acceder a fuentes alternativas y más baratas de obtener electricidad y fomenta la reducción de las emisiones de gases contaminantes. Un país tan rico en sol, como es España, no debería presentar barreras regulatorias que impidan la transición hacia un modelo limpio y accesible para toda la ciudadanía.

España presenta un grave retraso en materia de autoconsumo de renovables, ya que cuenta con alrededor de mil instalaciones frente al millón en Alemania. 

En resumidas cuentas, la nueva regulación se centra en tres ejes principales:

  1. Simplificación administrativa para su instalación, como es la inscripción en un registro para las instalaciones menores a 100 kilovatios.
  2. Derecho al autoconsumo compartido por uno o varios consumidores.
  3. Derecho al autoconsumo de energía eléctrica sin peajes ni cargos.

La anterior normativa no daba opción a compartir el suministro energético de las viviendas, lo que dejaba fuera de esta posibilidad a las viviendas de pisos. Esta medida carecía de sentido teniendo en cuenta que el 65% de la población española vive en bloques de pisos. Con la eliminación de estas barreras frente al autoconsumo conectado, los vecinos de una misma comunidad o barrio pueden compartir la misma generación de energía. 

El camino hacia la transición energética debería ser un camino libre de piedras que dificulten la travesía. Despedirnos del "impuesto al sol" supone un paso más en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y en la lucha contra el cambio climático.