Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Lunes, 05 Noviembre 2018
Alicia Maestre Ducar
Historia clasificada en: Historias #Movilidad

La movilidad compartida se vuelve revolucionaria y sostenible con la introducción de múltiples opciones para desplazarse en la ciudad. 

Si vamos andando por la calle podemos observar las múltiples opciones que tenemos hoy en día a nuestra disposición para movernos por la ciudad, también para realizar desplazamientos más largos. El asentamiento de esta nueva tendencia que consiste en compartir un vehículo supone un gran avance en la batalla contra la contaminación atmosférica. El transporte privado genera un alto nivel de emisiones de CO2 a la atmósfera, lo que lo convierte en uno de los responsables del cambio climático.

Una de las modalidad más conocidas de movilidad compartida es el 'carsharing' (o coche compartido) donde los particulares son quienes entran en contacto con otras personas para viajar juntos y compartir su trayecto. La llegada de este modelo de movilidad urbano supuso una sorpresa para la sociedad, pero con el tiempo se ha convertido en una forma de transporte de lo más habitual. En los últimos años han ido apareciendo de forma exponencial más y más empresas destinadas a los coches, las motos, las bicis o los patinetes compartidos, y esto se debe al incremento de la demanda por parte de los usuarios de este tipo de servicios.

Dos de las ventajas más relevantes de compartir un medio de transporte son el ahorro económico, ya que evitas comprarte un vehículo de transporte (por muy barato que sea) y, la más importante, disminuir el uso del transporte privado en carretera, que como hemos comentado contribuye negativamente al calentamiento global. Posiblemente, su buen recibimiento esté más relacionado con la primera que con la segunda opción, pero sea cual sea la razón las nuevas formas de movilidad urbana contribuyen en su medida a reducir la contaminación atmosférica. Además, se evitan otros problemas como la congestión del tráfico, la contaminación acústica...

Las alternativas al coche privado son cada vez más numerosas y sostenibles: bicicletas, patinetes, motos, coches o furgonetas, ahora eléctricos, con los que desplazarte en la ciudad y dejar tu coche aparcado en el garaje. Esta revolución de la movilidad urbana te permite utilizar tu medio de transporte durante tu trayecto y aparcarlo en tu destino para que otra persona pueda utilizarlo después de ti. Sin embargo, la falta de regulación de esta nueva movilidad urbana y compartida trae consigo cierto descontento, ya que estos vehículos, sobretodo los patinetes, las bicicletas y las motos, acaban aparcados encima de la acera dificultando el paso de los viandantes.  A pesar de estos problemas, que sin duda es importante solucionar para que la movilidad sostenible siga contribuyendo a la lucha climática, estas alternativas al vehículo privado tienen consecuencias muy positivas en el medio ambiente.

Los nuevos conceptos, todavía extraños para algunas personas, 'carsharing', 'bikesharing' o 'carpooling', por ejemplo, se están normalizando poco a poco en la sociedad hasta que consigan asentarse por completo. Al mismo tiempo irán apareciendo nuevas tendencias cada vez más revolucionarias e innovadoras que desbancarán las anteriores.