Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Lunes, 14 Enero 2019
Nacho Lacambra
Historia clasificada en: Historias #AlimentaciónSaludeInfancia

Los efectos de la contaminación van mucho más allá que el cambio climático. La salud de las personas y la economía se ven muy perjudicadas, y los beneficios de un cambio superan con creces los costes de implementarlos.

¿Qué es la contaminación del aire?

La mala calidad del aire se debe principalmente a las emisiones a la atmósfera de la actividad humana: por el transporte (la principal fuente emisora), la industria o los edificios, entre otros. Esta contaminación es la causante de las emisiones de diferentes tipos de partículas en el aire. Por un lado, podemos encontrar el dióxido de azufre (NO2) causado por los coches (sobre todo motores diésel), que cuanto más antiguos son, más perniciosos; las partículas en suspensión (PM2.5 , partículas de tamaño inferior a 2.5 micras y PM10 , de un tamaño superior a 10 micras); y, también encontramos ozono troposférico (03), dióxido de azufre (SO2) o benzeno (a) pureno (BAP). 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calculó que el 92% de los habitantes del planeta respiran aire con índices de contaminación peligrosos. 

¿Cómo afecta a la salud?

Las diferentes partículas en suspensión provocan distintos tipos de afecciones. Las más peligrosas son las PM2.5  y NO2 porque se acumulan en el organismo. Pero en función de la edad de las personas, varía. La OMS ha detectado más de 101 enfermedades que pueden ser causadas directamente por la contaminación: asma, EPOC, alergias, enfermedades neurológicas, patologías cardiovasculares, diferentes tipos de cáncer (pulmón, vejiga, riñón), así como fallos reproductivos o problemas durante el embarazo, envejecimiento cerebral, ictus, aumento del riesgo de demencia, etc.

Estas afecciones tienen mayor impacto en los niños, los ancianos y las mujeres. Según el Observatorio de la Calidad del Aire, elaborado por DKV y ECODES, los ingresos hospitalarios por enfermedades respiratorias aumentan un 42% en picos de alta contaminación y, solo en España, en el periodo 2000 - 2009, se produjeron más de 92.000 muertes prematuras. Si se redujeran los índices de contaminación, se podrían evitar al año más de 9.000. A nivel global, según la revista The Lancet, la contaminación provoca en el mundo la muerte de 9 millones de personas (el 16% de todas las defunciones).

calidad aire (1).png

¿Cómo puedo evitar la contaminación ambiental?

Lo ideal sería que entre pudiéramos conseguir una contaminación mínima (aquí puedes encontrar muchos consejos muy útiles), pero también te puedes ver expuesto. Te damos unos consejos para que afecte lo mínimo a tu salud:

  • Evita realizar actividad física en zonas muy contaminadas: cuando haces deporte en zonas de mucho tráfico estás mucho más expuesto y puede afectarte mucho más.
  • Si vas caminando, elige calles con menos tráfico: desplzarte por calles paralelas a grandes avenidas con menos tráfico es una solución muy inteligente, porque aunque estés expuestas también a contaminación, hay una menor concentración de elementos nocivos.
  • Cuando esperes en un semáforo, espera alejado de la calzada: está demostrado que un metro más lejos de la calzada la exposición a contaminantes es mucho menor, así que con este pequeño gesto puede marcar la diferencia.

¿Cómo afecta a la economía?

Además de los inmensos costes de la contaminación en la salud, supone un enorme gasto para la sociedad. Según el Banco Mundial, en el estudio The Cost of Air Pollution: Strenghening the Economic Case for Action, el coste sanitario de paliar los efectos de la contaminación supone el 3,5% del PIB, alrededor de 35.000 millones de euros al año. Aunque en el mundo las cifras son aún mayores, según el estudio de The Lancet, la contaminación supone un coste del 6,2% del PIB mundial, más de 4,5 billones de dólares. Pero lo que supone un coste elevadísimo para la economía, también supone una oportunidad magnífica de inversión. El estudio concluye que cada dólar que se invierte en evitar la contaminación, supone un retorno de 30. El problema destapa algunas ventajas económicas, muy difíciles de hacer visibles, ya que en ocasiones la desinversión en determinadas industrias tiene beneficios en otros sectores.

De ahí, la importancia de una transición justa que tenga en cuenta todas las consecuencias económicas.

calidad aire (2).png