Publicado por Equipo #PorElClima el Miércoles, 16 Enero 2019
Alicia Maestre Ducar

Ligero, transportable, cómodo, fácil de usar y todo lo que quieras, pero ¿realmente evita las emisiones de CO2 a la atmósfera? 

Llevamos unos cuantos meses viendo las aceras invadidas por patinetes, muchas veces mal aparcados o tirados al suelo, pero no es ahí donde queremos llegar. El patinete es un vehículo muy cómodo para realizar distancias cortas en la ciudad y, a diferencia del resto, se puede aparcar exactamente donde quieras. Uno de los aspectos más atractivos es que te ahorras buscar aparcamiento o desplazarte hasta un punto de estacionamiento, como en el caso de las bicicletas o las motos eléctricas.

Los jóvenes, y no tan jóvenes, se han visto atraídos por esta nueva modalidad de movilidad compartida que incluye un sistema de pago a través de su propia aplicación. Además, puedes ver a través de un mapa de la ciudad la ubicación de todos los patinetes disponibles. Hay diferentes compañías de patinetes que probablemente hayamos visto en nuestra ciudad, Lime, Koko, Bird, Ufo o Voi.

Pero el quid de la cuestión es, ¿realmente promueven la movilidad sostenible? Hay varios aspectos que no concuerdan. Primero, el recorrido más habitual con un patinete en la ciudad es poco más de 1 kilómetro, por lo que podríamos decir que es más bien una alternativa a desplazarse andando que en coche. Y, segundo, no podemos considerar que un medio de transporte es sostenible y no emite emisiones de CO2, cuando una furgoneta (diésel) de la compañía se pasa la noche recogiendo los patinetes de una punta a otra de la ciudad emitiendo emisiones.

Probablemente el patinete se haya inmiscuido en la vida de las personas más bien por ser un modelo de transporte moderno y cómodo, que por ser sostenible. Aunque, por si alguno de sus usuarios está interesado en conocer la cruda realidad de los patinetes, queremos incidir en que el patinete eléctrico se convierte en una alternativa favorable cuando evita el uso del coche, pero no si se convierte en una alternativa para no ir andando o pedaleando a los sitios.

Teniendo en cuenta el buen recibimiento, las compañías tienen que replantearse mejorar la gestión de recogida de los patinetes, al menos, promoviendo que se haga con furgonetas u otros medios de transporte híbridos o eléctricos que no supongan más contaminación. Aunque, también hay que decir que si el patinete eléctrico es propio y el recargo de la batería se hace en casa mediante fuentes renovables, se convierte en un vehículo 100% sostenible y verde.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #Movilidad