Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 14 Febrero 2019
Alicia Maestre Ducar

Los niños son los miembros más vulnerables de la sociedad a la contaminación ambiental, al año se producen millones de muertes infantiles en el mundo.

La revista Pediatría Atención Primaria publicó en enero el estudio Impacto de la contaminación ambiental en los ingresos hospitalarios pediátricos: estudio ecológico. El objetivo de la investigación es estudiar la relación existente entre los niveles de contaminación atmosférica y los ingresos hospitalarios pediátricos totales y por patologías respiratorias como las neumonías, bronquiolitis y las crisis asmáticas.

La concentración de dióxido de nitrógeno (NO2), monóxido de carbono (CO), dióxido de azufre (SO2), hidrocarburos como el benceno, y las partículas en suspensión, entre otros, que se concentran en la atmósfera, privan al ser humano de su derecho fundamental de respirar aire limpio. La población infantil, sin duda, es mucho más vulnerable a la contaminación medioambiental. Los niños son menos capaces de neutralizar y eliminar de su organismo los contaminantes externos debido a que sus sistemas y aparatos están en período de desarrollo, y también a otros factores como pasar más tiempo al aire libre.

El estudio se realizó con los datos obtenidos de los informes de alta del Servicio de Pediatría General del Hospital Infantil del Niño Jesús de Madrid, en pacientes de 0 a 18 años de edad durante el período comprendido entre el 1 de enero de 2012 y el 31 de diciembre del 2017. El resultado obtenido, de un total de 10.512 ingresos en Pediatría general, recalca que 5.328 de ellos (50,68%) fueron por procesos respiratorios con una media de edad de 2,38 años. Y, al mes, se produjeron de media, de los 146 ingresos totales, 74 ingresos respiratorios.

La Guía de  Calidad del Aire de la OMS  alerta sobre la recomendación de los valores límites de contaminación y el grave riesgo que supone sobrepasarlos para el equilibrio medioambiental (aire, agua, suelo y seres vivos) Estas directrices se aplican en todo el mundo y se basan en la evaluación de las pruebas científicas sobre: Partículas (PM), partículas finas (PM2.5) y partículas gruesas (PM10); Ozono (O3); Dióxido de nitrógeno (NO2); y Dióxido de azufre (SO2)

Según la OMS, la contaminación es responsable de casi 2 millones de muertes infantiles cada año en el mundo y más de 30.000 en Europa.

A nivel mundial, el 93% de los niños y niñas viven en entornos con niveles de contaminación por encima de las directrices de la OMS y, más de 1 de cada 5 muertes infantiles (menores de 5 años) está relacionada con los riesgos ambientales. El informe Air pollution and child health: prescribing clean air de la OMS dictamina que tanto la contaminación del aire ambiente (AAP) como la contaminación del aire en el hogar (HAP) contribuyen a las infecciones del tracto respiratorio. En 2016, causaron 543.000 muertes por infecciones respiratorias agudas en niños menores de 5 años.

La contaminación del aire es un problema global, pero el número de enfermedades que genera es mucho más elevado en países con ingresos bajos y medios: África, Asia sudoriental, Mediterráneo oriental y Pacífico occidental. En África tienen los niveles más altos de exposición al HAP debido al uso generalizado de combustibles y tecnologías contaminantes para las necesidades diarias básicas (cocinar, calefacción e iluminación)

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #AlimentaciónSaludeInfancia