Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 14 Marzo 2019
Alicia Maestre Ducar

Siempre hay cosas que se nos pasan por alto en nuestro consumo diario, pero con estos cinco sencillos consejos puedes hacer de tu consumo una acción más responsable con el planeta.

1. Energía

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, hacemos uso de energía para casi todas las acciones que realizamos, que generalmente producen grandes cantidades de emisiones de CO2. ¿Por qué no apostamos por una energía eficiente y que respete el medio ambiente? Con una simple llamada puedas cambiar de compañía energética con producción certificada 100% renovable y cero emisiones de CO2.

2. Movilidad

El transporte en carretera supone un 48% del total de las emisiones de CO2.

¿Cómo podemos mejorar nuestro impacto? Pues bien, en la ciudad, evita el coche y utiliza el transporte público o compartido, la bicicleta o, simplemente, muévete a pie. Para trayectos más largos, si puedes evitar el coche mejor, pero cuando no sea posible intenta ocupar todas las plazas disponibles.

También puedes compensar tus desplazamientos. ¿En qué consiste? Las emisiones de CO2 emitidas en tus viajes pueden ser compensadas, mediante una aportación económica voluntaria, en proyectos que reducen o absorben las emisiones de CO2: energías renovables, eficiencia energética, tratamiento de residuos, reforestación, etc. ¿Conoces CeroCO2? Ellos te ayudarán a hacerlo.

3. Alimentación

Los alimentos que consumimos a diario pasan por 7 fases: producción, almacenamiento, elaboración, envasado, transporte, preparación y servicio. Todas ellas, en mayor o menor medida, contribuyen a la liberación de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

¿Y qué puedo hacer yo para evitarlo?

  • Infórmate de los productos que compras: procedencia y producción. No solo es importante el origen del producto, también su modelo de producción. Los productos de agricultura ecológica optimizan los recursos naturales y los productos de proximidad evitamos grandes emisiones en su transporte.
  • Evita los envases. Todos vemos en el supermercado la cantidad de envases que se utilizan para envolver los alimentos, incluso para envolver un único aguacate. Evítalo comprando a granel, siempre que puedas, y llevando tu propia bolsa de la compra.
  • Compra lo necesario. El despilfarro de alimentos no es solo un problema dentro de las casas, se produce desde su producción hasta su consumo final. Aunque como consumidores tenemos parte de la responsabilidad, por lo que presta atención a lo que compras y a lo que tienes en la nevera para evitar tirar alimentos.

Según la FAO, 1.300 millones de toneladas de comida que producimos al año se pierde o desperdicia.

4. Electrodomésticos

Los electrodomésticos generan la mayor parte del consumo eléctrico de los hogares, alrededor del 55% del total.

Elige la opción que genere menos emisiones de carbono y más respete el clima. La etiqueta energética europea es obligatoria para todos los frigoríficos, congeladores, lavadoras, lavavajillas, televisores y aires acondicionadas. Elige los que consumen menos energía para hacer el mismo trabajo con la etiqueta de alta eficiencia (A++ o A+++)

5. Servicios financieros

La creciente preocupación y deseo por cuidar el medio ambiente hace que las empresas apuestes por servicios verdes con la mínima huella ecológica. Infórmate de aquellos servicios que ofrecen préstamos u otras herramientas financieras en condiciones especiales para la inversión o el consumo de productos o servicios eficientes y sostenibles.

Si te ha esta historia y también crees que es necesario pasar a la acción en la lucha frente al cambio climático:

Mira las otras historias de acción

Comparte esta historia y ayuda a difundir la necesidad de la acción.

Únete a la Comunidad #PorElClima