Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 21 Marzo 2019
Alicia Maestre Ducar
Historia clasificada en: Historias #CienciayTecnología

España es el segundo país con mayor superficie forestal (supone el 55% del territorio) y contiene casi la mitad de los matorrales y pastizales de la Unión Europea.

Los bosques cubren una tercera parte de la superficie terrestre. En las últimas décadas se han observado diversos impactos asociados al cambio climático que afectan a los bosques y la biodiversidad terrestre en España, como la modificando del uso del suelo, la pérdida y fragmentación de hábitats, el incremento de la concentración de CO2 y de otros gases, el incremento en la fijación y deposición de nitrógeno y la expansión de especies invasoras.

Algunos de los impactos del cambio climático en los bosques y la biodiversidad son:

  • Cambios en la foliación (aparición de las hojas), la caída de las hojas, la floración y la fructificación.
  • Alteraciones en la fenología de las migraciones de las aves, adelantando su llegada a la península en primavera en los años calurosos.
  • Reducción de la duración de las fases larvarias en especies de insectos.
  • Decaimiento forestal en diversos bosques españoles. 

22

Las alteraciones en el crecimiento y en la mortalidad de algunas especies forestales, asociadas a los cambios del clima, como el declive de las coníferas y la expansión de frondosas mediterráneas, se deben muchas veces a la interacción entre cambios en la gestión forestal y factores climáticos. En consecuencia al abandono de las prácticas agrícolas y forestales tradicionales, el despoblamiento del medio rural y la reducción de las actividades selvícolas, ha provocado una proliferación de los bosques con altas densidades en muchas zonas de España. En los últimos 25 años, la superficie arbolada ha aumentado un 33%.

Debido a las variaciones del clima, los bosques en la península ibérica están sufriendo una recolonización, viéndose forzados a emigrar a nuevos espacios donde la climatología pueda sustentarlos. Esta debilidad forestal causa severos problemas: pérdida de biodiversidad, fragmentación de las masas forestales, disminución de la capacidad de regeneración para perpetuase y mayor desertificación. Dos terceras partes del territorio español se encuentran en riesgo de desertificación

Durante los inviernos, la humedad carga los bosques de combustible y, con la llegada del verano, aparecen los periodos secos y las temperaturas superan los 40 ºC. Si las temperaturas y los periodos secos siguen incrementando, se producirá un aumento en la frecuencia de eventos climáticos extremos, mayor severidad de las olas de calor y de las sequías en España que pueden desencadenar mayor decaimiento y mortalidad forestal, y mayor peligro y riesgo de incendios forestales.