Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Miércoles, 03 Abril 2019
Alicia Maestre Ducar
Historia clasificada en: Historias #AlimentaciónSaludeInfancia

Esta opción alimentaria basada en el equilibrio ha calado hondo consiguiendo cada vez más seguidores.

El flexitarianismo, o también llamado vegetarianismo informal, consiste en seguir una dieta vegetariana, pero de vez en cuando incluir algún alimento de origen animal. Lo que define a un flexitariano es la frecuencia con la que come esos productos.

Esta forma de alimentación ofrece un enfoque diferente para entender la alimentación, que trata de agregar nuevos alimentos en su dieta, en lugar de excluirlos. Los seguidores de esta dieta pretenden reducir su huella de carbono y mejorar su salud mediante un régimen alimenticio principalmente vegetariano, pero que permite tomar algún plato de carne de forma ocasional.

La dieta flexitariana sigue estas recomendaciones:

  • Comer principalmente fruta, verduras, legumbres y granos enteros.
  • Adquirir proteínas vegetales, en su mayoría.
  • Incorporar algunos productos de animales de vez en cuando (por ejemplo, una vez a la semana)
  • Comer alimentos naturales y no procesados.
  • Limitar al máximo posible el consumo de azúcares añadidos.

El alto consumo de productos de origen animal es perjudicial tanto para la salud de las personas como para el medio ambiente. Existe un consenso cada vez mayor sobre la necesidad de reducir drásticamente el consumo de carne roja.

Estudio Latern

Según el estudio The Green Revolution de Lantern de 2017, un 7,8% de la población mayor de 18 años seguía una dieta 'veggie' en alguna de sus variantes (vegana, vegetariana o flexitariana). En 2019, la tendencia va en aumento, ya que el 9,9% de la población española ya es 'veggie' y el porcentaje de flexitarianos también ha aumentado, del 6,3% al 7,9%.

Las formas de agricultura y nuestro consumo de alimentos son dos principales factores que debemos cambiar si queremos frenar el cambio climático. Optar por un estilo de vida sostenible que preserve el futuro del planeta es un motivo fundamental que promueve el consumo de vegetales, en mayor medida que el de carne. El 35% de la población española ha reducido su consumo de carne roja en el último año.

Las razones por las que la sociedad está modificando sus hábitos alimentarios son: la salud, el medio ambiente y el respeto hacia los animales. No sabemos si el flexitarismo salvará el planeta o no, pero que seguir una dieta equilibrada en la que predominan las frutas y verduras, en lugar de la carne, es mucho más saludable y sostenible, es una realidad que afirman cada vez más estudios.