Publicado por Equipo #PorElClima el Miércoles, 10 Abril 2019
Nacho Lacambra

Un nuevo estudio revela que de media los niños de hoy en día tendrán una expectativa de vida 20 meses menor de lo que deberían, debido a la contaminación ambiental.

Piensa en lo que has hecho en los últimos 608 días de tu vida. Seguramente te has ido de viaje un par de veces, habrás ido al cine, varias reuniones familiares, quedadas con amigos, te has leído unos cuantos libros, muchas series o puede que hasta hayas tenido hijos. Experiencias placenteras (o no) que formarán parte de tu bagaje personal para siempre. Pues bien, todas esas experiencias que acumulas a lo largo de 20 meses, se las estamos negando a los niños que nacen hoy en día en el mundo. Todo por culpa de la contaminación.

A esta conclusión ha llegado el estudio State of Global Air (SOGA) publicado por el Health Effects Institute y el Institute for Helth Metrics and Evaluation (Universidad de Washington) en colaboración con la Universidad British Columbia de Canadá. El estudio afirma que la contaminación afecta a todos los niños del planeta, pero no en la misma medida; en países como India, Bangladesh o Paquistán, con mayor índice de contaminación, y donde los más pequeños están más expuestos a partículas en suspensión PM2,5, su esperanza de vida se reduce en mayor medida. La quema doméstica de combustibles "sucios" y la contaminación ambiental por el consumo de carbón les impide vivir en un ambiente sin contaminación.

El informe sitúa la contaminación como uno de los factores de mortalidad más importantes, a la altura del tabaco, la desnutrición o las drogas, y se asocia con multitud de enferemedades pulmonares, vasculares o de cualquier índole. 

State Global Air.png

Lo positivo de este estudio es que estos datos demuestran que tomando medidas adecuadas y legislando al respecto, las consecuencias se pueden revertir, como se ha demostrado en aquellos lugares en los que se ha limitado el uso de elementos contaminantes y los ingresos por patologías asociadas a la polución del aire se han reducido drásticamente. Es el caso de países como China o ciudades como Londres, en los que las medidas adecuadas han suspuesto una mejor salud para los más pequeños.

Hay que recordar que en España los ingresos aumentan hasta un 42% en picos de alta contaminación y se producen una media de 9.000 muertes prematuras al año, lo que supone, además, un gasto sanitario elevadísimo. Por eso es importante, señalan, tomar medidas urgentes para paliar esta situación, ya que disponemos de la tecnología, el conocimiento y ejemplos que han tenido resultados positivos.

Puedes leer el informe completo aquí

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #AlimentaciónSaludeInfancia