Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Miércoles, 17 Abril 2019
Alicia Maestre Ducar
Historia clasificada en: Historias #CienciayTecnología

Un grupo de científicos estudia cómo el cactus, el escarabajo y los pastos del desierto recogen el agua de la niebla y la utilizan para su supervivencia.

La escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial y, aproximadamente, 800 millones de personas no tienen acceso a agua limpia. 

El estudio Designing bioinspired surfaces for water colletion from fog  de la Universidad de Ohio publicado en Philosophical Transactions of the Royal Society, analiza el mecanismo utilizado por tres especies animales y vegetales para la recolección de agua durante las horas nocturnas: el escarabajo, el pasto del desierto y el cactus.

Estas plantas e insectos son toda una inspiración para la recolección de agua en medios, como el desierto, donde este elemento es muy escaso. El estudio trata de comprender el sistema de colección de agua de la niebla o la condensación durante la noche, para trasladarlo a la vida humana y luchar frente al problema de la escasez de agua en el mundo. No todas las superficies funcionan de la misma manera ni igual de bien para recolectar el agua, por lo que se analiza cuales son más eficientes.

Algunas especies poseen una química y una estructura únicas que presentan soluciones para garantizar su seguridad hídrica. El cactus, el escarabajo y las hierbas del desierto recogen el agua condensada de la niebla nocturna y filtran las gotitas de aire hacia sus raíces o reservorios y, así, consiguen suficiente hidratación para sobrevivir en climas extremos. El escarabajo tiene en su espalda unas protuberancias donde acumula el agua de la niebla y desde allí la traslada hacia su boca. Las hierbas recolectan el agua mediante sus hojas y la canalizan hasta sus raíces. El cactus utiliza sus púas para recoger el agua que después guía por sus espinas cónicas hasta su columna vertebral.

La dificultad que supone para las zonas más áridas suministrar agua limpia a sus habitantes es un tema de vital importancia. ¿Podría suponer este descubrimiento el fin de la escasez de agua en el mundo? El equipo científico que encabezó el estudio generó un sistema artificial 3D de recolección de agua basado en estos tres sistemas naturales con sus mismas formas y texturas, y concluyeron que la forma más eficiente era la cónica, como el cactus, y la superficie la ranurada, como el cuerpo del escarabajo. 

La razón por la que tiene lugar esta recolección de agua condensada de la niebla, se debe al fenómeno físico denominado gradiente de presión  LaplaceLa forma cónica es la más idónea para la recolección de agua porque acumula el agua en su punta y después mana por su pendiente hasta llegar a la base y las superficies formadas por ranuras también desplazan el agua con mayor velocidad que las lisas.

El objetivo del proyecto es poder construir un sistema que pueda acumular grandes cantidades de agua en el desierto.