Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 09 Mayo 2019
Alicia Maestre Ducar

La naturaleza es insustituible y absolutamente esencial para la vida humana ¿por qué nos la estamos cargando?

La biodiversidad, también conocida como la diversidad de especies y ecosistemas, se encuentra en grave peligro. Un millón de especies animales y vegetales está en riesgo de desaparecer en solo cuestión de décadas. El deterioro afecta de manera global a todas las partes del mundo y a una velocidad nunca registrada en cualquier otro momento de la historia.  

La Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES, del inglés) presentó el 6 de mayo un informe para advertir de la amenaza que acecha a nuestra biodiversidad. Un estudio que evalúa los cambios registrados en los últimos 50 años, proporcionando un panorama completo de la relación entre las vías de desarrollo económico y su impacto en la naturaleza, así como de los escenarios posibles para las próximas décadas.

Cinco son los impulsores directos de la extinción de las especies en las últimas cinco décadas:

  • Cambios en el uso del mar y la tierra.
  • Explotación directa de organismos.
  • Emergencia Climática.
  • Contaminación.
  • Invasión de especies exóticas.

Estas causas son, a su vez, consecuencia de una serie de causas subyacentes originadas por los valores y comportamientos sociales: patrones de producción y consumo, dinámicas y tendencias de la población humana, comercio, innovaciones tecnológicas y gobernanza local. En cuanto a los factores climáticos, desde 1980, las emisiones de gases de efecto invernadero se han duplicado, elevando la temperatura media global 0.7 ºC. El cambio climático afecta a la naturaleza desde el nivel de los ecosistemas hasta el de la genética.

IPBES gráfica

Más del 40% de los anfibios, más del 30% de los corales y de los tiburones, más del 20% de los mamíferos, son solo tres ejemplos de especies de animales y vegetales amenazadas. Aunque, la decadencia de la naturaleza no solo pone en peligro la preservación de especies, también el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por las Naciones Unidas. La sociedad en todo su conjunto será víctima de su propia tragedia, afectará a la economía, la seguridad alimentaria, la salud, la calidad de vida...

Paul Leadley, uno de los autores del informe, afirma que estamos a tiempo de conservar, restaurar y usar la naturaleza de manera sostenible, siempre y cuando comencemos a actuar de forma inmediata, tanto desde el ámbito local como global. Para ello, es necesaria una reorganización de los objetivos y los valores del sistema.

El informe también analiza la situación de las poblaciones indígenas, que considera fundamentales para la preservación de la biodiversidad. La grave amenaza que sufre la naturaleza afecta también a las comunidades indígenas que habitan en áreas en riesgo de explotación: expansión de la agricultura, urbanización, minerías, nuevas infraestructuras... Estas poblaciones tienen una función clave en la conservación de las tierras, que sufren menos deforestación que el resto, porque saben cómo funcionan sus bosques y cómo manejarlos antes los cambios ambientales. 

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #CienciayTecnología