Historia #PorElClima

Compartir
Publicado por Equipo #PorElClima el Miércoles, 15 Mayo 2019
Alicia Maestre Ducar
Historia clasificada en: Historias #ConsumoyReciclaje

El impacto ambiental de las personas está fuertemente ligado al nivel económico, simplemente por la diferencia de estilos de vida y hábitos de consumo. Las actividades diarias que realizamos las personas, comprar comida, ropa, viajar, etc., no son iguales para todos, y tampoco las prioridades.

El consumo individual es responsable del 64% de las emisiones mundiales, mientras que el 36% restante se atribuye al consumo de los Gobiernos, las inversiones y el transporte internacional.

Según el informe presentado por Oxfam, casi la mitad más pobre de la población mundial (unas 3.500 millones de personas) genera alrededor del 10% de las emisiones mundiales atribuidas al consumo individual, mientras que solo el 10% de la población más rica del mundo es responsable del 50% de las emisiones. Y su huella de carbono media es hasta once veces mayor que la de la mitad más pobre de la población y 60 veces mayor a la del 10% más pobre.

Si el consumo del 10% más rico del planeta se limitara a niveles de un ciudadano europeo corriente, se llegaría a reducir de golpe un tercio de la huella de carbono del mundo, aunque el 90% restante siguiera igual.

Este gráfico muestra la distribución de los ingresos a nivel mundial, desde el 10% más rico al 10% más pobre de la población mundial, así como las emisiones derivadas de los hábitos de consumo que genera cada grupo como porcentaje del total mundial según las estimaciones de Oxfam.

2019 05 15

La mayor parte de los principales emisores que forman parte del 10% más rico de la población mundial vive en países de la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos que agrupa a 36 países miembros cuya misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo, y aproximadamente un tercio son estadounidenses. Las emisiones generadas por países como China en términos per cápita supera a las de la Unión Europea, sin embargo, incluso las emisiones per cápita generadas por el 10% más rico de la población china son inferiores a las generadas por los más ricos de la OCDE.

Pero la peor parte se la llevan quienes menos culpa tienen, los que no son responsables de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI) viven en los países más vulnerables ante el cambio climático. El aumento generalizado de las temperaturas está perturbando los niveles de temperaturas y precipitaciones que favorecen las actividades básicas humanas. El informe de la revista PNAS Global warming has increased global economic inequality expone que hay cada vez más evidencias de que el cambio climático altera la desigualdad económica mundial. A lo largo de las décadas ha provocado un descenso sustancial de la producción económica en los países más pobres y cálidos y, por el contrario, un aumento en países más ricos y fríos.

Hay una fuerte relación entre riqueza, energía, consumo y emisiones de CO2, y también existe el consenso de que los países más ricos se están beneficiando desproporcionadamente de las actividades que más contribuyen al cambio climático.

Si te ha   esta acción, crees que los pequeñas gestos son claves en la lucha frente al cambio climático y no te quieres perder nada de lo que pase en la Comunidad #PorElClima:

Únete a la Comunidad #PorElClima