Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 11 Junio 2019
Alicia Maestre Ducar
Historia clasificada en: Historias #ConsumoyReciclaje

Los chicles constituyen un grave problema para el medioambiente por lo que están compuestos y por los altos costes económicos para retirarlos de los suelos y paredes de las ciudades.

El 80% de un chicle está formado por polímeros sintéticos, es decir de plástico, y el resto una combinación entre resinas naturales, sintéticas, azúcares, aromatizantes y colorantes artificiales. Estamos acostumbrados a ver el suelo de las ciudades cubierto por un manto de chicles de colores diferentes, aunque el problema es más grave si estos llegan al mar, ya que debido a la baja concentración de oxígeno el tiempo de degradación de un chicle puede triplicarse.

Los chicles son 10 veces más difíciles y caros de eliminar que las colillas.

El Ayuntamiento de Barcelona calculó que la tarea de limpiar sus calles de chicles implica un coste de 500.000? anuales. Además, también suponen un peligro para las aves que los confunden con alimento, provocándoles una obstrucción intestinal al ingerirlos.

Para que nos hagamos una idea, mostramos el tiempo de media que tardan en degradarse una serie de objetos:

  • Tomate: 2 a 3 meses
  • Revista: 1 año.
  • Chicles: 5 años.
  • Colillas: 7 a 12 años.
  • Tetrabrik: 30 años.
  • Latas: 50 años.
  • Zapatillas: 200 años.
  • Botella de agua: 100 a 1.000 años.
  • Pilas: 500 a 1.000 años.
  • Botella de vidrio: hasta 4.000 años.

Fotos Portada Contenido 16

Ya se han desarrollado iniciativas para dar un segundo uso a los chicles rescatados del suelo. En Ámsterdam, la empresa  Gumdrop dedicada a utilizar los chicles de la calle para conrvertirlos en materiales reciclados, hace un año creó las primeras zapatillas hechas de chicle. Las GumShoe son las deportivas recicladas con la suela elaborada de Gum-Tec, un compuesto reciclable cuya composición lleva un 20% de chicle procedente de las calles de la capital holandesa. Y el resto de la zapatilla es de cuero. Los impulsores de este proyecto quieren abarcar con el problema de los chicles y concienciar a los ciudadanos a que contribuyan a mantener las calle limpias.