Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 20 Junio 2019
Nacho Lacambra
Historia clasificada en: Historias #CienciayTecnología #Energia

La fusión nuclear está destinada a ser la solución a los problemas del planeta generados por las energías más contaminantes. El problema: puede que no lleguemos a tiempo.

La crisis climática ya está aquí y los esfuerzos se centran en reducir al máximo a corto plazo y eliminar a medio las emisiones de efecto invernadero. Y no hay duda de que la energía es el factor fundamental para conseguirlo. Las renovables son una solución buena, aunque la velocidad de su desarrollo e implantación no es lo suficientemente rápida. Pero existe una solución, planteada desde hace casi un siglo: la fusión nuclear. Si se consigue terminar de desarrollar e implementar, la revolución que tendremos delante no tendrá precedente: energía sin límite, sin consecuencias ambientales y barata. Eso sí, como toda tecnología, presenta importantes inconvenientes, aunque en este caso, no para el planeta. 

10 segundos de producción de una planta, podría proporcionar la energía que consume una pequeña ciudad en un día

¿Qué es?

Conceptualmente es algo muy sencillo: si tenemos dos elementos y fusionamos sus núcleos, se libera una gran cantidad de energía en forma de calor. Ese calor que calienta agua y el vapor que genera, mueve una turbina. Este concepto no es tan distinto al utilizado por sus hermanas 'malvadas', las energías de fisión y térmica. Todas se basan en calentar agua y mover turbinas, aunque ésta, en teoría, es una fuente de energía limpia e ilimitada; todo ventajas y ningún inconveniente.

Para hacerse una idea: 10 segundos de producción de una planta, podría proporcionar la energía que consume una pequeña ciudad en un día. La diferencia con la energía de fisión nuclear es muy grande. Para conseguir la primera, necesitamos átomos de materiales muy escasos y peligrosos, que dejan importantes residuos difíciles de gestionar, mientras que para la fusión nuclear, tan solo necesitamos materiales ligeros, como el hidrógeno, que no provoca residuo alguno, lo que la convierte en una energía limpia. Todo ventajas.

sun-fireball-solar-flare-sunlight-87611.jpg

¿Cuáles son las dificultades?

Pues si, también hay algunos inconvenientes y por ahora son importantes. El proceso que se pretende conseguir es el mismo que se produce en el núcleo de las estrellas, aunque éstas, para que la reacción se produzca, cuentan con la ventaja de la gravedad masiva que generan, por lo que no necesitan mucha temperatura, "solo" 15 millones de grados. En caso de hacerlo en la tierra, hay que recurrir a calentar hasta los 20 millones de grados, y esto requiere una cantidad enorme de energía y de tecnología para conseguir que sea estable. Además, las estrellas están 'suspendidas' en el espacio y no necesitan contenedores. En nuestro caso, necesitamos un recipiente que contenga la reacción, y no es fácil. Se soluciona con imanes muy muy potentes que contienen el proceso. 

En el mundo hay muchos proyectos muy avanzados al respecto y se cree que en 15 años ya estarán disponibles las primeras plantas comerciales. A partir de ahí, se abre un nuevo panorama que la sociedad y los países deberán saber gestionar. Los actores económicos y geoestratégicos cambiarán por completo: por un lado, las empresas y países que dependen de combustibles fósiles dejarán de tener ingresos fundamentales para ellos y, por otro lado, otros países contarán con una tecnología fundamental para afrontar un futuro sin emisiones. Lo que hagan con ella también determinará el devenir del futuro; si la venden, la ceden o la intercambian. Lo que sí parece claro es que no llegará a tiempo para ser una herramienta con la que frenar la crisis climática, poniendo de relevacia la inmensa necesidad que tenemos de desarrollar, cuanto antes, ciencia #PorElClima.