Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 09 Julio 2019
Alicia Maestre Ducar

Washington es el primer estado de los EEUU en aprobar una ley que permite convertir los cuerpos humanos en compost y mejorar la crisis climática.

El 1 de mayo de 2020 entrará en vigor la nueva norma en Washington. Una práctica alternativa a la incineración y al entierro convencionales que consiste en descomponer el cuerpo de forma acelerada (un mes) junto a otros productos orgánicos para convertirlo en tierra fértil. El hummus que queda como resultado sirve de fertilizante para las plantas y la vegetación y ahorra grandes cantidades de CO2 a la atmósfera, actuando a favor del clima.

¿Cuáles son las ventajas? Se reducen los residuos, la contaminación de las aguas subterráneas, las emisiones de CO2 y el espacio. En EEUU al año son enterradas o incineradas unas 2,7 millones de personas, por lo que esta alternativa podría ahorrar medio millón de toneladas de CO2 en 10 años, que es lo mismo que toda la energía utilizada por 54.000 hogares a lo largo de todo un año. Este nuevo método reduciría casi 1,5 toneladas de CO2 por persona. Así lo calcula Recompose , la empresa pionera en este negocio cuyo sistema utiliza los principios de la naturaleza para devolver los cuerpos a la tierra.

Cada vez más países entran en este debate. La diputada holandesa Mónica den Boer llevó al Parlamento la discusión el año pasado y propuso tres formas de entierro sostenibles: el compostaje humano, la hidrólisis (disolver los tejidos corporales con una mezcla de hidróxido de potasio y agua a altas temperaturas) y la criomación (congelar el cuerpo y sumergirlo en nitrógeno líquido para después descongelarlo y pulverizarlo).

España sigue alejada todavía de implantar este tipo de entierros. En 2017, el método más elegido fue la incineración con un 38% y se espera que en 2025 alcance el 60%.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #ConsumoyReciclaje #CienciayTecnología