Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 22 Octubre 2019
Nacho Lacambra

El Real Instituto Elcano publica una encuesta en la que queda claro que la crisis climática es para la ciudadanía española la mayor amenaza mundial a la que nos enfrentamos. Aunque, eso sí, la culpa es de otros.

Conflictos armados, crisis económica, populismos, globalización... la humanidad se enfrenta a múltiples retos que podrían poner en jaque nuestra civilización. Pero de todos ellos, el que más preocupa a los habitantes de nuestro país, es la emergencia climática. Más allá de nuestras posiciones ideológicas, ingresos o lugar de residencia, parece que no existe ninguna duda acerca de todo esto. 

La encuesta fue realizada a un millar de personas, todas ellas mayores de edad y de todas las comunidades autónomas. Las preguntas trataban de desvelar cuáles eran sus creencias frente al cambio climático, su visión pro-ecológica del mundo, qué cambios normativos deberían ocurrir para combatirlo y qué intenciones personales tienen al respecto.

Para responder a la primera cuestión, hay varios datos muy relevantes: para el 37% de los encuestados la crisis climática es el mayor problema al que se enfrenta la humanidad. Se trata, con mucha diferencia, del problema más importante. En segundo lugar, se sitúa "el ser humano" muy por detrás, con un 13%. Y si sumamos la primera y segunda preocupación, el cambio climático llega al 56% de los encuestados, mucho más del doble que la siguiente, los conflictos armados, que suman un 20%.

Elcano1.png

Si nos preguntamos qué tipo de personas se creen o no la situación que vive el planeta, hay más consenso todavía. El 97% de las personas encuestadas no tiene dudas de que el cambio climático existe y un 92% considera que el ser humano es el culpable principal. Lo curioso aquí es que, por ideología, es un tema que también despierta un inusual consenso: el 84% de las personas que se consideran ideológicamente de derechas, tampoco tienen dudas acerca de esto, lo que difiere con la percepción que muchas veces tenemos de los medios afines. Esto es relevante porque, a pesar de que el negacionismo está muy presente en la red, es un mensaje que ha calado mucho menos en la población de lo que pudiera parecer; es decir, los negacionistas tienen mucha más voz que la que les debería corresponder por la proporción poblacional que representan.

El 97% de la población española no duda del cambio climático, pero a la hora de repartir culpas, la autocrítica no está presente; solo el 54% se siente responsable. 

Los culpables

Para los encuestados, los responsables de la situación actual son principalmente y en este orden: las empresas (72%), el gobierno (69%), otros países (67%) y en menos medida, nosotros mismos (54%). Este es un punto interesante, porque si como sociedad no asumimos nuestra parte alícuota de culpa y seguimos consumiendo igual (a 'las empresas' que fabrican en 'otros países'), seguimos votando a los mismos partidos (a los gobiernos), tal vez la situación se mantenga sin demasiados cambios. Eso sí, parece que las mujeres se sienten más responsables que los hombres.

Elcano 2.png

Soluciones (e impuestos)

Hay un consenso general en cuanto a que España no hace lo suficiente en la lucha contra la emergencia climática (un 81% de la población piensa así) y que se debería dedicar una parte del presupuesto del Estado a compensar los efectos, como los incendios, olas de calor o las sequías. E incluso se está de acuerdo con que los objetivos de reducción que se establezcan puedan suponer mayores costes para las empresas y los consumidores durante algunos años, y que parte de los presupuestos del Estado se dediquen a la lucha climática, sacrificando otras partidas. Y existe un consenso bastante claro en el destino de esos impuestos: consideran que más de la mitad de los recursos (274 de 500 euros) deberían destinarse a plantar árboles para ayudar a reducir las temperaturas y retener agua, así como para limpiar los bosques para evitar incendios.

El problema viene cuando se nos pide pagar más impuestos por nuestras emisiones: solo el 54% está dispuesto a pagar más por lo que contamina.

Elcano3.png

En conclusión, podríamos decir que la sociedad está concienciada respecto al cambio climático, conoce bastante bien el problema y sus causas, pero no parece muy concernida respecto a su responsabilidad individual y no le hace ninguna gracia pagar más impuestos para combatirlo. ¿Vamos por el buen camino o tenemos un grave problema al que nos enfrentaremos adecuadamente cuando sea demasiado tarde? Solo el tiempo lo dirá. 

Más información:

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias