Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 05 Noviembre 2019
Alicia Maestre Ducar

Ayer, 4 de noviembre, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, inició el proceso para excluir al país del Acuerdo de París, aunque no se hará efectivo hasta después de las próximas elecciones en 2020.

En diciembre de 2015 se produjo un hito histórico y global en la lucha frente a la crisis climática. En la Conferencia de las Partes celebrada en París (COP21), la ONU impulsó el Acuerdo de París para marcar un objetivo claro: hacer todo lo posible para que la temperatura global del planeta no suba por encima de 1,5 ºC a finales de siglo. Y casi un año después, el 4 de noviembre de 2016, el Acuerdo de París entró en vigor, tras ser aceptado por más de 195 países.

Desde que llegó al gobierno, la política de Trump ha dado la espalda al cambio climático. Nunca ha considerado "justos" los objetivos propuestos por el Acuerdo de París para la economía de su país, así que, en 2017, ya anunció a las Naciones Unidas su futura salida. Sin embargo, el pacto firmado por los casi 200 países no permitía a ningún estado retirarse antes de los tres primeros años, después de su puesta en marcha el 4 de noviembre de 2016. Y tres años después, tal y como prometió, Trump anunció ayer su solicitud para desvincularse del acuerdo internacional sobre cambio climático, pero su marcha no se hará efectiva hasta un día después de las elecciones presidenciales estadounidenses en noviembre de 2020.

EEUU, después de China, es el segundo país más contaminante del mundo, por ello, su participación era de vital importancia. Ahora, junto a Nicaragua y Siria, es el tercer país que niega su participación activa para resolver el conflicto climático que vivimos. Desde la gran potencia mundial consideran que sus políticas medioambientales son "realistas", por lo que a "su manera" están tratando de hacer frente a la crisis climática.

Para cumplir el Acuerdo es necesaria la acción global, de todos, los países, los políticos, las empresas, las organizaciones, los ciudadanos, etc., que vayan encaminados hacia una economía baja en carbono y actúen para establecer los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos en la Agenda 2030.

En 2020 concluyen los compromisos promovidos por el Protocolo de Kioto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Con su entrada en vigor en 2005 estableció una serie de objetivos para los países industrializados de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Su primero compromiso fue reducir al menos un 5% sus emisiones entre 2008 y 2012, por debajo de los niveles de 1990. Los compromisos de aquí a 10 años se enmarcan dentro de la Agenda 2030, un plan de acción de las Naciones Unidas para velar por la protección de las personas, el planeta y la prosperidad. 

 

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #ConsumoyReciclaje COP25