Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 12 Noviembre 2019
María José Montesinos

Esta medida rebajaría además un 66% la contaminacion acústica bajo el agua y evitaría el 78% de las colisiones con ballenas, según el estudio de Transport & Environment, del que forma parte Ecodes

Hasta un 20% menos de emisiones se llegarían a evitar si los barcos mercantes rebajasen su velocidad de navegación. Es solo uno de los grandes beneficios que tendrían para la naturaleza y para los humanos esta medida, según ha descubierto un estudio del consorcio europeo Transport & Environment, del que forma parte Ecodes.

Una navegación un poco más lenta reduciría además un 66% el ruido que estos cargueros producen bajo el agua y rebajaría en un 78% las colisiones que sufren las ballenas con estos gigantes flotantes. Por otra parte, el transporte marítimo emite grandes cantidades de CO2, dióxido de nitrógeno y azufre, cuya contaminación atmosférica es muy perjudicial para los humanos, especialmente las poblaciones de la zonas costeras. 

Pero además se han detectado efectos inmediatos en el agravamiento del cambio climático, ya que las partículas emitidas por los cargueros que navegan cerca del círculo polar ártico acaban depositándose sobre la nieve del Polo Norte, obstaculizando la capacidad que ésta tiene de reflejar la radiación solar, lo que produce una aceleración del calentamiento polar.

El 80% del transporte de mercancías se desarrolla por el mar, sin embargo, el transporte marítimo no está incluido en el Acuerdo de París para la reducción de emisiones

El 80% del transporte mundial de mercancías se desarrolla por el mar, y sus emisiones de gases de efecto invernadero suponen el 3% del total del planeta, lo mismo que emite toda Alemania entera.

Sin embargo, el transporte marítimo no está incluido en el Acuerdo de París, por lo que no ha asumido ningún compromiso para reducir sus emisiones. Representantes de la ONU han establecido negociaciones con la Organización internacional Marítima (IMO, que agrupa a la patronal del sector) que estos días se encuentra reunida en Londres, para que adopten medidas contra el cambio climático, como esta de limitar la velocidad.

Bajar un 12% la velocidad de navegación supone un ahorro de carburante del 27%,  y es una medida que se puede tomar ya, mientras el sector se reconvierte hacia la sustitución de las energías fósiles por las fuentes renovables, han señalado algunos sectores de la IMO, mientras que hay otros que se resisten a cualquier cambio.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #Movilidad